La esquizofrenia es un trastorno mental crónico y grave que afecta la forma en que una persona piensa, se siente y se comporta. Quienes sufren la enfermedad pueden parecer que han perdido el contacto con la realidad y experimentar una serie de síntomas que incluyen alucinaciones, delirios y pensamientos y conductas extremadamente desordenadas que perjudican el funcionamiento diario y pueden ser incapacitantes.

Las personas con esquizofrenia requieren tratamiento de por vida. Una intervención temprana puede ayudar a controlar los síntomas antes de que se desarrollen complicaciones graves y puede ayudar a mejorar el pronóstico a largo plazo.

Respuesta al sobresalto

El diagnóstico de los trastornos del pensamiento es más fácil cuando se puede encontrar un marcador fiable y objetivo. En el caso de la esquizofrenia, se sabe desde hace más de 30 años que está asociada con una respuesta de sobresalto anormal.

Normalmente, un ruido no nos sorprendería si antes percibimos una ráfaga más suave del sonido (lo que se conoce como prepulso). Este fenómeno se llama inhibición del prepulso (PPI) porque el pulso temprano inhibe la respuesta al sobresalto. En las personas con esquizofrenia, el PPI es bajo, lo que significa que su respuesta al sobresalto no se atenúa tanto como debería después del prepulso.

La prueba PPI es un buen marcador de comportamiento, y aunque no puede ayudarnos directamente a comprender la biología que subyace a la esquizofrenia, fue el punto de partida que condujo a los descubrimientos actuales.

Al buscar diferencias en la expresión de proteínas entre cepas de ratones que exhiben un PPI extremadamente bajo o extremadamente alto, investigadores de varias instituciones japonesas encontraron que la enzima MPST se expresaba mucho más en los cerebros de la cepa de ratón con bajo PPI.

Enzima reveladora

Sabiendo que esta enzima ayuda a producir sulfuro de hidrógeno, el equipo midió los niveles de sulfuro de hidrógeno y descubrió que eran más altos en los ratones con bajo PPI.

Luego, los investigadores observaron que la expresión del gen MPST era de hecho más alta en cerebros post mortem de personas con esquizofrenia que en personas no afectadas. Los niveles de proteína MPST en estos cerebros también se correlacionaron con la gravedad de los síntomas premortem.

Sobre la base de estas observaciones, el equipo consideró la expresión de MPST como un biomarcador para la esquizofrenia, y en tal sentido, examinó los folículos pilosos de más de 150 personas con esquizofrenia y descubrieron que la expresión del ARNm de MPST era mucho mayor que la de las personas sin esquizofrenia.

Aunque los resultados no fueron perfectos, lo que indica que el estrés por sulfuro no explica todos los casos de esquizofrenia, los niveles de MPST en el cabello podrían ser un buen biomarcador para la esquizofrenia antes de que aparezcan otros síntomas.

Los autores del estudio señalan que estos resultados proporcionan un nuevo enfoque para el diseño de medicamentos, y actualmente se encuentran realizando pruebas para examinar si inhibir la síntesis de sulfuro de hidrógeno puede aliviar los síntomas de esquizofrenia.

Este artículo fue publicado originalmente en Tekcrispy