En la mitología clásica Artemisa es la hermana melliza de Apolo, lo que explica por qué el programa que plantea el regreso del ser humano a la Luna lleve el nombre de esta diosa griega. La NASA espera que volvamos a poner el pie en nuestro satélite para 2024, si todo sucede tal y como esperan.

Para cumplir con la fecha que la agencia espacial norteamericana plantea, Blue Origin, dirigida por Jeff Bezos, fundador y director de Amazon, ha trazado un plan estratégico en el que la alianza con otras empresas es fundamental para construir el sistema de alunizaje que llevará al ser humano de vuelta a la Luna. Blue Origin se ha unido con Lockheed Martin, Northrop Grumman y Draper para intentar cumplir el objetivo que se plantea la NASA, tal y como ha informado The Verge.

Este plan se ha visto acelerado no solo por los comentarios del presidente Trump sobre volver a la Luna, una idea que llevó a preparar este programa con la idea de culminarlo para 2028. Sin embargo, hace un año la NASA fue retada por el vicepresidente actual de Estados Unidos Mike Pence a acelerar cuatro años el programa Artemisa. De este modo, Blue Origin necesitaba la ayuda de otros grandes de la industria para llevar a cabo el alunizaje en la superficie de nuestro satélite: "Reconocemos que este proyecto y el marco de tiempo que la nación está pidiendo es ambicioso, muy ambicioso", comentó durante una conferencia de prensa Brent Sherwood, vicepresidente de programas avanzados de desarrollo de Blue Origin. "Así que hemos reunido a los mejores de la industria para que esto suceda", afirmó.

Esta asociación parece necesaria para poder acelerar el proyecto y llegar al reto de Pence en el que en 2024 esperan que hayamos vuelto a la Luna. Además, el programa Artemisa planea llevar también a la primera mujer que pise nuestro satélite, para remediar el error que se cometió durante el programa Apolo en el que ninguna mujer llegó a poner un pie en la Luna.

Aunque ahora han unido fuerzas, hasta hace poco había una rivalidad entre Blue Origin y Lockheed Martin, ya que ambos lanzaron sus propios diseños de aterrizaje lunar al público hace unos meses. La compañía de Bezos desarrolló el concepto de alunizaje conocido como Blue Moon, en el que han trabajado durante los últimos tres años. Además, enseñaron un nuevo motor para el módulo de aterrizaje, llamado BE-7, que bajaría el vehículo a la superficie de la Luna. Antes de esto, la otra empresa había comentado sus planes para un aterrizados lunar que estaba fuertemente influenciado por la nave espacial Orion, que esta compañía ha desarrollado para la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés).

Ahora se han dividido el trabajo. Mientras Blue Origin construirá el módulo de aterrizaje y el motor principal, Lockheed Martin realizará el vehículo en el que viajará la tripulación cuando despeguen de la Luna. Todo se basará en los diseños que ambas compañías han propuesto a lo largo de este año, pero se complementarán entre ellas. Aunque el proyecto estará en manos de la empresa de Bezos, el control del vuelo lo tendrá la que ha sido hasta ahora su rival, Lockheed Martin.

Las dos empresas indican que se unieron después de darse cuenta de la magnitud de lo que había que lograr: "Reconocemos que hay mucho por hacer", dijo Sherwood, según recoge The Verge. “La fecha de entrega está muy cerca. Así que para nosotros lo más sensato fue reunirnos para tratar de entregarlo a la NASA ”.

Mientras tanto, Draper desarrollará todo el software de vuelo para el sistema, que proporcionará orientación y navegación a la Luna. Por su parte, Northrop Grumman creará un transbordador espacial para el módulo de aterrizaje que llevará a una parte de la Gateway, la nueva estación espacial que la NASA y la ESA quieren construir alrededor de la Luna, hacia la superficie lunar. Este transbordador es necesario para llevar el módulo de aterrizaje desde la estación a la altitud correcta sobre la Luna, para que el módulo de aterrizaje pueda hacer su trabajo.

"Al unirnos todos, usamos lo que ya existe y en lo que tanto el Gobierno como nosotros hemos invertido, este parecía ser el mejor uso del dinero del público estadounidense. Así reunimos y reutilizamos esos componentes", comentó durante la rueda de prensa Lisa Callahan, vicepresidenta y gerente general de espacio civil comercial en Lockheed Martin Space, tal y como señalan en The Verge.