No es agradable perder tu teléfono, en especial teniendo en cuenta la cantidad de información, contenido y datos personales que guardamos en ellos y, también, por el alto precio de algunos de estos dispositivos.

Pero a todos nos puede ocurrir y conviene saber qué hacer en ese momento de pérdida o robo. En el caso de WhatsApp, vimos en un artículo anterior cómo reaccionar: Me han robado WhatsApp: ¿qué hago ahora?.

En caso de que tu smartphone sea Android, Google nos ofrece su propia herramienta accesible desde cualquier navegador web moderno. Con el nombre de Encontrar mi dispositivo, si tenemos nuestro smartphone asociado a nuestra cuenta de Google, iniciando sesión veremos la lista de dispositivos asociados.

Lo primero que veremos será la posición de nuestro smartphone en el mapa a partir de la conexión móvil, del Wi-Fi y del GPS del teléfono. También indica el porcentaje de batería. Así, te será más fácil encontrarlo. Además, hay tres opciones para resolver dos problemas: encontrar el dispositivo y/o que nadie tenga acceso al contenido de tu teléfono.

Reproducir sonido

Esta primera opción es útil especialmente si hemos perdido el teléfono y se encuentra cerca. Una vez activado, el smartphone sonará durante cinco minutos y así podremos situarlo mejor.

Básicamente deberíamos activarlo si tenemos ubicada su posición en el mapa y sabemos que está en esa estancia o habitación o en una zona concreta de un recinto público.

Bloquear dispositivo

Una medida de seguridad que ofrece Encontrar mi dispositivo es la posibilidad de bloquear el dispositivo para impedir su uso. Tengas o no configurada una medida de bloqueo, como tu huella dactilar, tu rostro, un código numérico PIN u otro, al activar el bloqueo impedirá desbloquear la pantalla sea cual sea el método.

Además, tendrás la posibilidad de configurar una contraseña de desbloqueo en ese momento. Obviamente, si la creas al instante, quien haya sustraído tu smartphone no podrá saber de qué contraseña se trata.

Borrar datos del dispositivo

La tercera opción es la más drástica y es recomendable usarla como último recurso, ya que consiste en borrar el contenido de tu smartphone para impedir que sea accesible si alguien desbloquea la pantalla de tu dispositivo Android.

El proceso se activará cuando el teléfono se conecte a internet. Como es de esperar, al borrar los datos, también se elimina cualquier rastro de tu cuenta de Google, por lo que ya no podrás localizar el smartphone.