American Horror Story: 1984 estrenó su quinto capítulo, llamado "Red Dawn". Acá repasamos lo sucedido en el nuevo episodio de la temporada que se ha enfocado en un campamento sangriento, con numerosos giros y, al parecer, con personajes que nunca nos están diciendo la verdad.

Te recordamos no seguir leyendo si no has visto el capítulo 9x05 de esta serie de antología de Ryan Murphy y Brad Falchuk.

Las cosas en el Redwood Camp han ido de mal en peor. Luego de descubrir que la verdadera autora material de la masacre del campamento fue Margaret, y que, además, ella esperaba que Mr. Jingles apareciera al reabrir el lugar, los asistentes a dicho lugar han sufrido de todo: las muertes más horribles y sangrientas, pero también milagrosamente han sobrevivido, porque el campamento es un lugar especial, muy parecido a lo que sucedía en [Hotel Cortez, en la quinta temporada de la franquicia]https://hipertextual.com/2015/10/american-horror-story-hotel-cecil), así como en la insuperable American Horror Story: Murder House. Y es que cada personaje que muere en Redwood Camp reaparece con vida, y, como en el hotel y la casa embrujada de la primera entrega, no (todos) pueden abandonar los terrenos del campamento.

Estos hechos los fuimos descubriendo poco a poco, pero en este nuevo capítulo las cosas quedaron más que claras. Aunque, eso sí, con algunos cabos sueltos y también la pregunta de qué es lo que nos espera en los siguientes episodios, pues la temporada no ha llegado ni a la mitad, y ciertamente ya queremos dejar el campamento. A menos, claro, que los creadores de la serie tengan aún varios ases bajo la manga. Lo esperamos en verdad, pues las últimos títulos de la franquicia se "cayeron" luego de inicios vertiginosos e interesantes. Ojalá que este no sea el mismo caso de 1894.

Al inicio de "Red Dawn" vimos un flashback de Donna Chambers, la supuesta enfermera del campamento. En 1980 ella descubre que su padre es en realidad un asesino serial. Al ser conocidos sus tremendos actos él le dice que esa es su "verdadera naturaleza" y que no puede evitar hacer lo que hace. Donna le dice que ella es terapeuta y que puede ayudarlo. Sin embargo, el padre no resiste haber sido descubierto y se quita la vida frente a su hija.

De vuelta en el campamento vemos lo que esa noche de horror ha dado. Unos y otros han sido alcanzados por sus perseguidores y han ido cayendo en una especie de lucha "todos contra todos". Brooke y Montana son las únicas que están casi intactas, pero esto pronto acaba pues Montana por fin le revela a Brooke el verdadero móvil de invitarla a Redwood y de su odio, pues la culpa de la injusta muerte de su hermano.

Por otro lado tenemos a Margaret orilla quedarse a solas con Chet y luego con Xavier para asesinarlos y tomar su "trofeo" siniestro: sus orejas. Ambos chicos no han revivido, aunque con seguridad lo harán, pues ya vimos que todos lo hacen. Uno que sí lo hizo fue Ray, recordemos que en el episodio anterior, además de confesar la terrible culpa que cargaba por haber matado a su compañero de clase, fue decapitado por el propio Mr. Jingles. Ray aparece un tanto confundido y se queda aguardando ayuda junto a Brooke. Ambos platican y surge el amor... o la pasión en todo caso, pues Brooke le dice que si va a morir no quiere quedarse con las ganas de hacer lo que siente, y, bueno, ya sabíamos que estos dos se gustaban. El romance dura poco, pues Brooke descubre la cabeza de Ray en el refrigerador. Ambos se asustan mucho y la chica huye —y con razón— de la cabaña.

Cuando amanece Brooke y Montana por fin se enfrentan y la primera asesina a la segunda, esto justo cuando llega un camión lleno de niños al campamento. Ante el horror y los gritos más tarde llega la policía. Ray es auscultado por una paramédico y lo sube a una ambulancia, pero alguna fuerza maligna, ese maleficio conocido en American Horror Story, lo retiene en el campamento. "Solo quiero irme a casa", dice el pobre Ray que comienza a comprender su condición de fantasma materializado. Montana también aparece y mata a un policía que todavía estaba en el lugar. Por su parte el Merodeador y Mr. Jingles huyen en la patrulla. ¿Por qué ellos sí pueden salir del lugar si también murieron en Redwood Camp? ¿El horror continuará en Los Ángeles?

Así las cosas en este campamento sangriento. Todos excepto Brooke y Margaret han muerto. ¿Dónde están, qué sucederá con ellas? Una duda enorme es por qué todos los que han muerto reaparecen con sus ropas sucias y desaliñadas pero Montana lo hace como si recién se hubiera arreglado? Y, Trevor, ¿también revivirá?

Estas y más preguntas quedan en el aire, esperamos que sean contestadas en los próximos episodios, pero sobre todo queremos que la temporada repunte, pues este episodio ha agotado hasta lo ahora propuesto, es decir, el arco del campamento sangriento. Aunque en el adelanto del nuevo capítulo el horror continúa en Redwood Camp, ya veremos.

El próximo capítulo, el 9x06, es nada menos que el "Episodio 100" de American Horror Story. ¿Habrá más conexiones con las anteriores temporadas de la franquicia?

👇 Más en Hipertextual