Así también se ha hablado de que el consumo de cierto tipo de ácidos grasos hace a las mujeres mucho más propensas, y que la cirugía de extirpación de colon también podría estar involucrada con su aparición.

Pero ahora, una nueva investigación asegura que existe una relación entre la estatura de las personas y el riesgo de sufrir diabetes tipo 2: cuanto más baja es una persona, más propensa es; en cambio, el riesgo parece reducirse con cada 10 centímetros adicionales de estatura.

10 centímetros adicionales de altura reducen el riesgo de diabetes tipo 2

Un equipo de investigadores del Instituto Alemán de Nutrición Humana Potsdam-Rehbruecke tomó los datos de aproximadamente 2,500 participantes de 35 y 65 años de edad de un estudio previo enfocado en determinar la relación entre la dieta, el estilo de vida y el riesgo de enfermedades crónicas como el cáncer. De estos, alrededor de 800 desarrollaron diabetes tipo 2 durante un período de seguimiento de siete años, en los que se realizaron exámenes físicos y de sangre.

Descubrieron que había una relación entre la estatura y la diabetes, aunque no se determinó una relación de causalidad directa. Según indican los autores, el riesgo de sufrir diabetes tipo 2 se reducía con cada 10 centímetros adicionales de estatura, en un 43 por ciento para hombres y 33 por ciento para las mujeres.

Al considerar otros factores de riesgo como la edad, la circunferencia de la cintura, los niveles de actividad física, los hábitos de fumar y el consumo de alcohol, los resultados fueron los mismos.

Ahora bien, el mecanismo por el cual la estatura influía en la prevalencia de la enfermedad aún no se conoce. Pero otro hallazgo dentro de la misma investigación sugiere que las personas de menor estatura tendían a tener niveles más altos de grasa en el hígado, y esto puede influir, junto con otros factores, en su desarrollo.

“Nuestros hallazgos sugieren que las personas de baja estatura podrían presentar niveles más altos de factor de riesgo cardiometabólico y tener un mayor riesgo de diabetes en comparación con las personas altas”.

Ahora bien, esta relación fue mucho más notoria en participantes con un peso saludable, siendo la referencia un índice de masa corporal (IMC) de entre 18 y 25, en comparación con aquellos que tenían sobrepeso. Los autores manejan la teoría de que quizás, las personas más altas pero con un circunferencia de cintura considerablemente grande pierdan el “efecto protector” de su estatura contra la enfermedad.

Continuando con la forma del cuerpo, los investigadores también encontraron que, de manera diferente al diámetro del torso, la longitud de las piernas parecía reducir el riesgo de diabetes tipos 2 en los hombres en particular.

Estos resultados se suman a la gran variedad de estudios que no solo detectan factores de riesgo para la diabetes tipo 2, sino que relacionan la baja estatura con otras afecciones como los problemas metabólicos y cardíacos. Con esta información, concluyen que “los individuos más bajos deben ser monitoreados más de cerca por diabetes y factores de riesgo de enfermedad cardiovascular“.

Referencia: Associations of short stature and components of height with incidence of type 2 diabetes: mediating effects of cardiometabolic risk factors.

Este artículo fue publicado originalmente en Tekcrispy