– Sep 11, 2019, 9:00 (CET)

Explicamos el final de ‘It: Capítulo 2’

Con tres horas de película es fácil perderse los detalles que explican el final de una de las mayores historias de terror llevadas a la pantalla grande en los últimos años. ¿Está Pennywise definitivamente muerto? ¿Qué pasa con los Perdedores al final? En Hipertextual os explicamos todas las claves del desenlace de It: Capítulo 2.

Este artículo contiene spoilers de It: Capítulo 2.

It: Capítulo 2 nos ha vuelto a traer el espíritu de Halloween por adelantado. 27 años después de los sucesos de la primera película, el Club de los Perdedores se vuelve a reunir en Derry para acabar de una vez por todas con Pennywise. Al alejarse de su ciudad natal, los protagonistas han ido perdiendo la memoria sobre lo que les sucedió el verano en que se hicieron amigos y se enfrentaron al temible payaso. Todos, excepto uno. Mike (Isaiah Mustafa) se ha quedado en Derry y ha seguido investigando el origen de Eso para estar preparados cuando volviera a aparecer. Él es el encargado de reunir al grupo de nuevo en la ciudad, donde se enfrentan a sus peores miedos y secretos.

Andy Muschietti vuelve a dirigir esta adaptación de la conocida novela de Stephen King, con un ambiente más oscuro que la anterior y escenas aún más terroríficas. It: Capítulo 2 es una historia más madura en todos los sentidos; no solo los protagonistas son adultos, sino que su forma de enfrentarse a Pennywise también es más compleja. Esta vez, desempeñan un antiguo ritual nativoamericano. Además, la película dura casi tres horas, por lo que es fácil que más de un detalle se nos quede por el camino en el primer visionado. Esto es todo lo que necesitas saber para entender el final de It: Capítulo 2:

¿Cómo vencen los Perdedores a Pennywise?

Cuando llegan a Derry, Mike les explica que ha encontrado un antiguo ritual que los pueblos nativoamericanos que vivían en la región hace siglos utilizaron contra Eso, el ritual de Chüd. El objetivo es atrapar a Pennywise “en su forma verdadera” en un artilugio de madera. Deben encontrar unos token, objetos de gran valor sentimental para cada uno de ellos, que suponga un sacrificio. El primer tercio de la película nos lleva por un viaje hacia los recuerdos de su adolescencia, del primer verano en que Pennywise los aterrorizó, en el que cada personaje busca su objeto especial por separado. Así, Bill (James McAvoy) escoge el barco de papel de su hermano; Beverly (Jessica Chastain), la postal que le escribió Ben; Eddie (James Ransone), su preciado inhalador; Richie (Bill Hader), una moneda de los recreativos; Ben (Jay Ryan), la página de su anuario que solo firmó Beverly; y Mike lleva la roca que Bev le lanzó a Henry Bowers cuando eran niños.

Warner Bros. Pictures

Con todos estos ingredientes, bajan a la casa del pozo, encuentran el punto en el que supuestamente Eso llegó a la Tierra muchos miles de años atrás, y pronuncian las palabras del cántico. Sin embargo, no consiguen atrapar a Pennywise, que se manifiesta transformado en una suerte de araña gigante semiantropomórfica. Mientras el payaso se ríe de ellos, Mike confiesa que el ritual tampoco les funcionó a los indígenas. Según él, la única forma de que el ritual surtiera efecto era si los que lo practicaban creían en él —por eso les dijo que sería efectivo—, pero finalmente resulta ser inútil.

Es entonces cuando la idea de obligar a Pennywise a tomar su verdadera forma se llena de significado. Primero, intentan guiarlo hacia una abertura pequeña de la pared, para que tenga que empequeñecerse si quiere seguirlos. Como no lo consiguen, a Bill se le ocurre otra manera: hacer que se sienta pequeño y vulnerable. Así, los Perdedores empiezan a atacar al payaso con sus propias armas. Lo insultan, lo humillan y lo intimidan a golpe de “¡mimo!” y “¡payaso!” hasta que el llamado Devorador de Mundos cede y va haciéndose cada vez más diminuto. Finalmente, Bill le arranca el corazón del pecho y lo estrujan entre los cinco.

¿Dónde está Maturin, la tortuga cósmica?

En la novela de King, el ritual de Chüd es bastante diferente. No se habla de tokens, sino que se enfrentan a Eso a través de los fuegos fatuos. Bill los mira y conecta su mente con la de Pennywise, llevando la batalla a ese plano mental. Además, recibe la ayuda de otra criatura cósmica, una tortuga gigante llamada Maturin. Maturin es también una de los doce guardianes de la Torre Oscura, el amplio universo de terror en el que se desarrollan las novelas de King.

Aunque la tortuga no ha llegado a aparecer como tal en ninguna de las películas, Muschietti ha querido homenajearla con algunos huevos de pascua. En It la vimos convertida en un juguete de LEGO que Bill encuentra en el cuarto de Georgie, por ejemplo y, en la segunda parte, vemos a un peluche con forma de tortuga en la antigua aula del instituto de Derry cuando Ben vuelve por allí. Su aparición más importante iba a estar representada en It: Capítulo 2, pero finalmente no pasó el corte. En la primera entrega, cuando los niños están jugando en el lago, Eddie nota que algo le roza el pie y enseguida ven que se trata de una tortuga. Esta escena iba a continuar y a tener algo más de peso en la secuela, pero, al final, no pudo ser.

El guionista de la cinta, Gary Dauberman, ha explicado cómo consiguieron hacer ese guiño a Maturin sin tener que meter a una tortuga gigante en el final del filme: “Maturin es como llamamos a la raíz que los Nativos Americanos le dan a Mike como parte de su viaje para destruir a Pennywise”. De este modo, cuando Bill toma la raíz y tiene una visión sobre el origen del payaso, es una forma de representar la ayuda que la tortuga le ofrece en el libro. “Maturin sigue estando en la película, solo que no en forma de tortuga”, ha afirmado el guionista.

¿Está Pennywise verdaderamente muerto?

Es normal hacerse esta pregunta dada la naturaleza casi indestructible del payaso. En la primera película, los Perdedores le dieron una buena paliza y consiguió sobrevivir, igual que con el ritual de Chüd. Sin embargo, parece claro que el payaso ha muerto de forma definitiva. Su aspecto después de insultarle y humillarle es el de una criatura consumida e indefensa a la que, además, le arrancan el corazón —su fuente de vida— y lo destruyen.

En esta ocasión, el payaso parece completamente derrotado, al contrario que en It, en el que se ve cómo huye de los niños por el pozo. Por otro lado, cuando el grupo sale de la casa de Neibolt, las cicatrices que se hicieron de niños como símbolo de su pacto han desaparecido, lo que significa que ese pacto de sangre ya no es necesario. Después de su primer enfrentamiento, Beverly tiene una visión en la que ve al grupo de adultos luchando de nuevo contra Pennywise, una premonición de lo que sucede en esta segunda película. Además, durante esos años sufre pesadillas en las que ve cómo todos se acaban suicidando por la influencia del payaso en sus vidas, aunque estén alejados de Derry. Cuando Bev comenta que ya no tiene pesadillas podemos confirmar que Eso no los volverá a molestar.

La muerte de Stanley

Cuando Mike llama al resto de los Perdedores para que vuelvan a Derry, uno de ellos no llega a aparecer. Stanley prefiere acabar con su propia vida antes que volver a enfrentarse a Pennywise, pero no es hasta el final de la cinta cuando nos desvela sus motivos, vía carta. El joven sabía que no era lo suficientemente fuerte como para luchar contra Eso y que, si no estaban todos juntos, no vencerían. Por lo que toma la decisión más valiente de todas: suicidarse para salvar las vidas de sus amigos.

Lo que no queda tan claro es por qué Stan es el único que recuerda a Pennywise cuando a todos los demás les cuesta mucho trabajo rememorar sus años en Derry. Según Mike, cuanto menos te alejas de la ciudad más recuerdas, pero no hay ninguna indicación en la cinta sobre dónde vive Stanley. Lo que sí sabemos es que Stan era el más asustadizo del grupo, más incluso que Eddie, que también pasará muy malos ratos en esta segunda entrega. Tal vez su agudizado sentido del miedo sea el responsable de que tenga los recuerdos de Pennywise más vívidos que el resto.

El sucio secreto de Richie

Cuando Richie va en busca de su token, la película nos muestra un flashback en el que lo vemos jugando con otro niño en los recreativos. El momento parece insinuar que Richie siente algo por ese chico, pero, al momento, Henry Bowers y los matones entran en escena y lo ridiculizan delante de todo el mundo con insultos homófobos. El suceso caló hondo en la personalidad de Richie, ya que, cuando vuelve a Derry y Pennywise se le aparece, el payaso empieza a burlarse de él con una escalofriante canción por esconder “su sucio secretito”.

Warner Bros. Pictures

Lo cierto es que Richie nunca tuvo un miedo tan definitorio como el de sus compañeros. Cuando le preguntan en la primera película, dice que le asustan los payasos. Más tarde, vemos cómo le entra pánico al ver un cartel con una foto suya anunciando su supuesta desaparición, y un muñeco basado en él dentro de un ataúd. Sin embargo, comparado con los demás, a los que los atormentan temores muy personales, los suyos se quedaban en el plano de lo genérico. Gracias a la secuela descubrimos que su mayor miedo es ser él mismo.

Al final de la cinta, Richie regresa al puente de los besos para repasar unas iniciales cuando era adolescente y descubrimos que escribió “R+E”, es decir, Richie y Eddie. Resulta que su amistad con el otro chico era algo más que eso, al menos por su parte, pero nunca tiene la oportunidad de confesarle sus sentimientos porque Eddie muere luchando contra Pennywise.

¿Cuál es el futuro de los Perdedores?

Después de vencer a Pennywise, los Perdedores tienen que volver a la vida real. Beverly y Ben terminan juntos y, por lo que se ve, en unas merecidas vacaciones en el mar. Mike por fin tiene la oportunidad de salir de Derry y emprende el viaje a Florida, donde siempre quiso ir. De Richie no nos dan detalles, por lo que suponemos que vuelve a su antigua vida de cómico, aunque esta vez sin el peso de su secreto a las espaldas. Por último, Bill retoma su vida donde la dejó y, además, consigue escribir un buen final para la adaptación cinematográfica de su novela, en un claro guiño a Stephen King.

“Según Jake Kerridge, de The Telegraph, no podría escribir un buen final aunque mi vida dependiera de ello. Si mi vida estuviera en peligro, probablemente le daría al doble espaciado y escribiría: “aliviado, descubrió que todo había sido un sueño”. Creo que eso funcionaría”

Como bromea en este tuit, el autor ha sido criticado en muchas ocasiones por sus finales, y el de It no es una excepción. En la novela, la mujer de Bill va a buscarlo a Derry, donde termina secuestrada por Pennywise e inconsciente. Para despertarla, Bill tiene que darle un paseo en su bicicleta de la infancia. Raro, cuanto menos. Además, el libro incluye la famosa escena de la orgía tras la primera pelea contra Pennywise.

Una vez el payaso desaparece por el pozo, los niños se pierden y no son capaces de salir de la casa del pozo. Para encontrar el camino hacia el exterior, Beverly tiene relaciones sexuales con cada uno de sus amigos. Según el autor, esto implicaba una especie de rito de paso de la niñez a la adolescencia que, por suerte, ninguna de las adaptaciones de la novela ha mantenido. Por tanto, podría decirse que, igual que le ocurre a Bill con la adaptación de su libro, el final de It: Capítulo 2 mejora notablemente el de la historia original.

Warner Bros. Pictures

¿Por qué lo recuerdan todo al salir de Derry?

Cuando vuelven a sus vidas, los Perdedores no se olvidan de su enfrentamiento con Pennywise, ni de su amistad. En una llamada telefónica con Mike, Bill le pregunta el motivo, a lo que su amigo responde que, esta vez, “merece la pena recordar”. Es decir, al salir victoriosos en esta ocasión, tienen muchos más recuerdos buenos que malos. Esto no explica del todo la situación, ya que el tema de la memoria debería ser una maldición que pesa sobre Derry, una ley inamovible que afecta a esta población y que hace que olvides lo que has vivido allí una vez sales de ella. De hecho, en la novela los personajes vuelven a olvidar su pasado, aunque hay que reconocer que es mucho más satisfactorio pensar que seguirán siendo amigos y no se olvidarán unos de otros.