Después de un verano cargado de eventos astronómicos, septiembre llega un poco más escaso, aunque con no pocos momentos perfectos para fotografiar el cielo y, sobre todo, un equinoccio con el que damos la bienvenida al otoño, en el hemisferio norte, y a la primavera en el sur.

Neptuno en oposición

La noche del 9 al 10 de septiembre el último planeta del sistema solar se encontrará en su punto más cercano a la Tierra y, además, su cara estará completamente iluminada por el Sol.

Como resultado, podremos divisarlo durante toda la noche en el cielo, más brillante que en cualquier otro momento del año. No debemos olvidar que no deja de estar extremadamente lejos de nosotros, por lo que solo se verá en los telescopios de aficionados como un pequeño punto azul. Aun así, es la mejor ocasión para que los amantes de la astrofotografía intenten captarlo con sus cámaras.

Luna llena de cosecha

La Luna llena de la noche del 13 al 14 de septiembre será una más de las 12 que se pueden ver este año. Sin embargo, a la que tiene lugar en esta época se la suele conocer como Luna de cosecha, por coincidir con el momento en el que muchos agricultores recogen los alimentos que tenían sembrados.

Aunque en la antigüedad se solía decir que suponía una noche de buena suerte, en realidad todo esto no son más que supersticiones. No obstante, sí que ha sido y sigue siendo bien recibida por los trabajadores del campo que llevan a cabo sus tareas de noche, ya que les ofrece una gran iluminación natural para su labor.

El segundo equinoccio del año

Este mes cambiamos de nuevo de estación. En esta ocasión le toca al otoño en el hemisferio norte y a la primavera en el sur. Tendrá lugar a las 3:50 EDT, por lo que en la zona peninsular española le daremos la bienvenida a la época de alfombras de hojas secas, castañas, calabazas y establecimientos repletos de decoración para Halloween a partir de las 9:50.

La mejor noche para fotografiar cielos oscuros

Volviendo con los amantes de la fotografía, para conseguir una buena instantánea del cielo estrellado o la ansiada Vía Láctea son perfectas las noches oscuras, por lo que la mejor ocasión de este mes será el 28 de septiembre. Será noche de Luna nueva y, por lo tanto, esta brillará por su ausencia, dejando paso a esa ansiada negrura que cada vez nos cuesta más encontrar a causa de la contaminación lumínica.