La policía de Los Angeles, en Estados Unidos está investigando a la conocida YouTuber Brooke Houts —con más de 330.000 suscriptores— por abusar de su perro.

El momento fue captado en un video aparentemente subido por error a la plataforma en donde se puede ver a Houts golpeando, empujando de forma violenta, gritando y escupiendo a su perro en diferentes momentos.

El video fue eliminado minutos más tarde, pero varias personas lograron descargarlo y lo volvieron a subir a redes sociales, generando decenas de llamadas a la policía quienes en declaraciones a The Verge aseguran que están haciendo averiguaciones previas.

Ante las fuertes críticas, Houts publicó un comunicado en sus redes sociales "disculpándose todas las personas que se hayan sentido afectadas de forma negativa por las imágenes". Luego se justificó diciendo que cuando grabó el vídeo no estaba en un buen estado emocional pero también asegura que "ella tiene que corregir los comportamientos del perro", pero que no es una abusadora de animales.

Como era de esperarse, sus palabras no han caído bien con la audiencia. Al momento de la publicación de este artículo el tweet con el comunicado tiene casi 50 mil respuestas —en su mayoría negativas—. Algunos YouTubers conocidos también han rechazado y criticado las justificaciones de Houts.

El perro de Houts aparece de forma regular en su canal de YouTube y en imágenes de redes sociales, con situaciones absolutamente opuestas a las que se puede observar en el video subido por error.

👇 Más en Hipertextual