Nacer con minutos u horas de diferencia es normal para los mellizos y gemelos. Si el parto pilla en medio de la noche, además tendrán fechas de nacimiento distintas a pesar de haber compartido útero durante meses. Liya y Maxim son mellizos y han nacido en Kazajistán con una diferencia de 11 semanas, ¿esta diferencia entre los nacimientos es normal?

Liya nació el pasado 24 de mayo, mientras que su hermano pequeño, Maxim, lo hizo el pasado 9 de agosto. Ella nació prematura, con tan solo 25 semanas de gestación u 850 gramos de peso, por lo que tuvo que pasar unos meses en la incubadora, a la vez él pudo seguir creciendo en el útero materno y nació pesando 2,7 kilos. Los médicos que atendieron a la madre, Liliya, de 29 años, han explicado que este parto diferido es una oportunidad entre 50 millones, ya que no se suelen parar los partos de los mellizos o gemelos.

De hecho, se tienen que dar unas condiciones muy específicas para que se pueda producir un parto en diferido. En primer lugar, que cada bebé tenga su propia bolsa amniótica y su propia placenta es sinónimo de éxito, aunque se han dado casos en los que los gemelos compartían placenta y, con mucho cuidado, se ha tenido que cortar el cordón umbilical sin sacarlo mucho para evitar posibles infecciones.

Otra situación que puede ser una ventaja (o desventaja) es el momento en el que el primer bebé decide nacer: si el primero nace con 20 semanas o menos, las opciones de supervivencia de ambos son prácticamente nulas mientras que si lo hacen a partir de la semana 29 la supervivencia de ambos es del 100%. No ocurre lo mismo en el periodo que va entre la semana 25 y 29, cuando el primer gemelo tiene un 50% de posibilidades se sobrevivir y su hermano un 94%.

Por otra parte, es importante que el parto pare por sí mismo. Así pues, si no hay nada que desaconseje que el bebé siga en el útero y se produce un parón en las contracciones, lo mejor es dejar que el mellizo se mantenga dentro. Pero ¿qué podría desaconsejar que siguiera la gestación? Por ejemplo que hubiera sufrimiento fetal, un desprendimiento de placenta, anomalías confénitas, sangrado vaginal importante, infección del líquido amniótico y membranas que rodean al feto. Estas y otras complicaciones podrían hacer que los médicos decidieran adelantar el parto del segundo bebé.

Aunque se trata de una situación anómala, no es la primera vez que se da un parto en diferido. De hecho, el récord lo tienen dos gemelos estadounidenses que no solo nacieron con 95 días de diferencia sino que sus cumpleaños caen en dos años distintos: Timothy y Celeste Keys nacieron el 15 de octubre de 1994 y el 15 de enero de 1995. Él pesó apenas 500 gramos mientras que su hermana tuvo un peso de 2,7 kilos.

Útero doble

En el caso de Liliya el éxito ha radicado en una malformación ya que tiene útero didelfo, es decir, que un tabique divide en dos partes su útero y cada bebé estaba creciendo en un lado, divididos tanto por la placenta como por la bolsa. Por tanto, las posibilidades de supervivencia para ellos eran mayores, como así ha sido finalmente.

"El útero doble es una anomalía congénita rara. En el caso de un feto de sexo femenino, el útero comienza a desarrollarse en la forma de dos tubos pequeños. A medida que el feto crece, los tubos normalmente se unen para crear un órgano delgado de mayor tamaño: el útero", explican desde la Clínica Mayo. "A veces, sin embargo, los tubos no se unen completamente. Cada uno, en cambio, se desarrolla por separado y con una estructura independiente. El útero doble puede tener un solo cuello uterino hacia la vagina, o cada cavidad uterina puede tener un cuello uterino. En muchos casos, se presenta una pared delgada de tejido a lo largo de toda la vagina, que genera dos cuellos uterinos separados", añade.

Las mujeres con útero doble a menudo tienen embarazos exitosos. Sin embargo, esta malformación puede aumentar el riesgo de tener un aborto espontáneo o un parto prematuro. Los úteros dobles rara vez pueden mantener un embarazo, y mucho menos dos. Por eso, el alumbramiento de Liliya es una doble sorpresa: por diferido y por didelfo.