Sony está viviendo una semana bastante complicada en lo que se refiere a su participación en el mundo del cine. Después de confirmar que Spider-Man está fuera, por el momento, del Universo Cinematográfico de Marvel, ahora Deadline ha confirmado que la película de Uncharted perdió nuevamente a su director. Dan Trachtenberg decidió abandonar el proyecto, sin embargo, se desconocen cuáles fueron los motivos exactos de su partida.

Desafortunadamente no es la primera vez que el largometraje se queda sin un director. En 2011, David O. Russell finalizó su responsabilidad con la cinta. Shawn Levy hizo lo propio apenas en diciembre del año anterior. Parecía que la incorporación de Trachtenberg era la apuesta definitiva, no obstante, su salida vuelve a originar dudas y cuestionamientos entorno a la seriedad del proyecto.

El pasado junio, The Hollywood Reporter dio a conocer que el filme de Uncharted se estrenaría el 18 de diciembre de 2020, una fecha que difícilmente podrán cumplir si no encuentran a un sustituto pronto. Según el primer medio mencionado, Sony está pisando al acelerador para fichar a un nuevo cineasta que comience a trabajar inmediatamente. Por ahora no se han puesto nombres sobre la mesa que pudieran reemplazar a Trachtenberg.

Otro punto a tener en cuenta es la relación actual de la productora com Tom Holland, quien supuestamente dará vida a una versión joven de Nathan Drake. Su desprendimiento de Disney y el Universo Cinematográfico de Marvel han generado incertidumbre sobre su futuro en el papel de Spider-Man. Es posible que la situación anterior termine comprometiendo su participación como el famoso buscador de tesoros.

Sony Pictures ha mirado cómo una de sus principales rivales en la industria, Warner Bros., ha obtenido el éxito con Pokémon: Detective Pikachu, cuya recaudación alcanzó 429 millones de dólares. Indudablemente, las películas basadas en videojuegos pueden convertirse en una mina de oro cuando se realizan bien. El plan de la empresa de Japón es crear su propio universo de largometrajes de videojuegos, pero siguen sin despegar para lograrlo.