Amie DD, una ingeniera y desarrollada de software ha "hackeado" una de las tarjetas que funcionan como llave del Tesla Model 3 para implantarse el chip RFID en el brazo y así siempre poder abrir el coche, sin si quiera necesitar su smartphone.

No es el primer chip RFID que tiene implantado, ya tiene otro con el cual puede quitar el seguro de la puerta de su casa. Una vez hecha la compra de su Model 3 descubrió que el vehículo se puede abrir con un método similar. Y el proyecto inició.

Para obtener el chip RFID, disolvió una de las tarjetas que Tesla entrega junto con el Model 3. Luego lo encapsuló dentro de un biopolímero con la ayuda de Dangerous Things, una compañía especializada en el hacking y biohacking.

Una vez que el hardware estaba listo y el chip seguía funcionando aún fuera de la llave-tarjeta, es necesario realizar el implante. Para ello acudió a un estudio de expertos en modificaciones del cuerpo llamada Shaman Modifications. Amie DD asegura que visitó a varios doctores pero ninguno quizo hacer el procedimiento por ser algo "cuestionable".

Todo el proceso ha sio documento en Hackaday, además de publicar dos vídeos donde muestra y explica en detalle gran parte del proceso, especialmente cuando disuelve la llave del Model 3 para obtener el chip RFID y el proceso de implantarlo dentro de su cuerpo.

Antes de dedicarse al desarrollo de software y el body hacking, Amie DD trabajó en Marvel Studios en Capitán América y X-Men Destiny. Después de eso cambió a áreas de investigación y desarrollo de Playstation y Xbox antes de fundar su propia empresa llamada ATAT Tech dedicada a realidad virtual en videojuegos.

¿Cómo es la experiencia de viajar en un Tesla Model 3 por todo Europa?