Un tribunal de la ciudad de Düsseldorf en Alemania ha determinado, después de una investigación, que el parche de software de Volswagen que revertía la manipulación de emisiones, mejor conocida como Dieselgate, instalaba otro método de manipulación.

El descubrimiento abre la puerta a una nueva ola de demandas de personas que recibieron el parche de software en sus vehículos por una nueva forma de engaño colectivo a consumidores.

De acuerdo al tribunal de Düsseldorf el parche debió asegurarse de que las emisiones de los vehículos afectados por el Dieselgate sean controladas. Pero resulta que el sistema de limpieza del escape solo funciona si la temperatura ambiente es entre 10 y 32 grados centígrados.

Si la temperatura es menos de 10º o más de 32º, el sistema se deshabita, permitiendo que los vehículos afectados sigan contaminando tanto como antes. El nuevo método de engaño afecta a coches con motor diesel en las marcas Volkswagen, Audi, Seat y Skoda.

Así es como la industria automotriz te engaña