La carrera por la creación de microprocesadores más pequeños ha orillado que empresas como Intel, AMD o Samsung, inviertan millones en procesos de fabricación de chips eficientes. Lo cierto es que el silicio no es el único material disponible, ya que investigadores del MIT y científicos de Analog Devices han logrado construir un CPU con nanotubos de carbono (CNTs).

El procesador está basado en la arquitectura RISC-V y es conocido como RV16X Nano. El CPU de 16 bits es capaz de ejecutar el programa clásico "Hello World" y aunque no es lo suficientemente rápido para pensar en desbancar a un Threadripper, es un gran comienzo.

Los científicos del MIT se interesaron por los nanotubos de carbono debido a que conducen la electricidad a un ritmo increíble y tienen la propiedad de ser semiconductores, lo que los convierte en una alternativa para fabricar transistores.

Los investigadores creen que un chip de con este material sería mucho más eficiente que los procesadores convencionales, aunque construirlo representa un reto. De entrada los nanotubos tienen defectos asociados al material, no todos son semiconductores. En el proceso de fabricación ocurre otro problema, ya que al esparcirlos sobre la oblea no quedan perfectamente aislados uno del otro.

La primera prueba de concepto fue lograda gracias a algunas decisiones de diseño que involucraron una superficie mayor para que los nanotubos se posicionaran bien. Al manipularlos de modo correcto consiguieron ejecutar el "Hello World" de manera correcta y a la increíble velocidad de 10 KHz.

El camino para sustituir al silicio por CNTs es todavía largo, aunque de conseguirlo tendríamos — en teoría — chips más eficientes que funcionarían tres veces más rápido que nuestros procesadores actuales, consumiendo apenas un tercio de la energía.

Vale la pena mencionar que el MIT no es el primero en conseguir esta hazaña. IBM anunció en 2012 su primer chip con nanotubos de silicio con 10.000 transistores.

👇 Más en Hipertextual