A medida que la tecnología de diseño de zapatillas de deporte sigue avanzando, a veces incluso la bestia más experimentada no puede seguir el ritmo.

Con opciones futuristas emergentes como la impresión 3D, puede ser difícil discernir qué características son simplemente una moda y qué se va a mantener y redefinir el concepto de zapatilla moderna. Para ayudarnos a imaginarnos cómo sería la zapatilla del mañana, hemos recurrido al diseñador Jeff Staple, que ha pasado las últimas dos décadas dando forma a la moda urbana en la ciudad de Nueva York.

En sus inicios, Staple comenzó su propio estudio de diseño y abrió una tienda llamada Reed Space en el Lower East Side de Manhattan, un sitio que rápidamente se convirtió en referente de la creciente cultura del calzado deportivo. En 2005, la histeria estalló en la cola mientras las multitudes clamaban por la compra de los raros Dunks de Nike Pigeon de Staple, de 300 dólares. Hoy en día, las filas de compradores que se acumulan para conseguir los últimos diseños son normales.

En la actualidad, Staple dirige su agencia de comunicación homónima, Staple Design, que ofrece servicios de consultoría a marcas como Gap, Levi's, Puma y Timberland, entre otras. Hablamos con Staple para escuchar sus pensamientos sobre la zapatilla del futuro. Esto es lo que prevé para el calzado en la próxima década.

Las zapatillas serán 100% reciclables

La tendencia más destacada en el horizonte, según Staple, es el empuje hacia la adaptación de la tecnología de ciclo cerrado y la reciclabilidad total en la producción de zapatillas. Marcas como Adidas han estado a la vanguardia de la integración de estos esfuerzos, con su debut en abril de Futurecraft Loop, una zapatilla 100% reciclable fabricada con un solo tipo de material y que evita los pegamentos tóxicos.

"La reciclabilidad total es ser capaz de tomar una zapatilla y no tener residuos en él, es un ciclo completamente cerrado", explica Staple. "Puedes reutilizar y rehacer la zapatilla por completo sin un solo porcentaje de desperdicio."

Adidas

La Futurecraft Loop, que también se fabrica con tecnología de impresión en 3D, puede devolverse a Adidas, donde "se lavan, se aplastan y se funden en material para componentes de un nuevo par de zapatilla, con cero desperdicios y nada se tira", explicó la compañía en abril.

Aún así, Staple dice que la producción de ciclo cerrado está en sus etapas iniciales. El próximo reto será escalar el proceso para que esté disponible para una público masivo, dado que hasta ahora Futurecraft sólo ha estado disponible en lotes limitados y a precios superiores a los 400 dólares.

Las biofibras como las algas cobrarán protagonismo

Mientras que materiales como el plástico oceánico se han convertido en algo común en el mundo de las zapatillas deportivas, Staple dice que a continuación podemos esperar ver llegar zapatillas hechas con otro tipo de material marino: las algas.

"La siguiente tendencia después de las zapatillas que se imprimen serán las zapatillas que crecen y las zapatillas a base de algas", dice Staple.

Aunque puede ser difícil imaginar un zapato hecho con algas, compañías como Vivobarefoot ya están vendiendo estilos hechos con Bloom, un material híbrido a base de algas. Además de ser mejor para el medio ambiente al usar fibras naturales y orgánicas, "las algas podrían ayudar a limpiar una industria que es notoria por sus dañinos impactos ambientales", escribe Kelly Bastone en un artículo reciente de la revista Outside sobre la tecnología Bloom.

Courtesy of Vivobarefoot

"Bloom es sólo un material más limpio y mejor", explica a Outside Guillaume Linossier, fundador de la empresa de zapatillas de deporte Saola, respetuosa con el medio ambiente. "Y su producción resulta en vías fluviales más limpias. Para mí, es un doble

Tus zapatos rastrearán tus pasos

A medida que los consumidores continúan adoptando estilos de vida más saludables y experimentan con tecnología wearable de seguimiento como Fitbit, Staple dice que cree que veremos un aumento en el número de zapatos con capacidad de seguimiento.

Mientras que compañías como Nike y Under Armour han ofrecido anteriormente zapatillas de entrenamiento inteligentes ya en 2012, estos modelos eran ofertas que no resonaban entre los consumidores, según la página web de tecnología Wareable.

"La verdad es que estos zapatos inteligentes nunca se han afianzado", escribe Keiran Alger, escritor de Wareable. "Las zapatillas Nike's Training + desapareció silenciosamente poco después de que la gran fanfarria de marketing se desvaneciera, mientras que Under Armour y las zapatillas conectadas de Altra en realidad no han hecho mella en el espacio tradicional del calzado. Al menos por ahora".

Pero Nike y Under Armour le dieron otra oportunidad a las zapatillas con chips de rastreo cuando ambos lanzaron modelos renovados en febrero de 2018.

"Incluso algo como un Fitbit o un reloj, porque por muy discreto que sea, es otra cosa que tienes que ponerte", dice Staple. "Para los aficionados a los relojes o a las joyas, si llevas puesto un reloj FitBit o Apple Watch, no puedes llevar también tu pulsera Rolex o Chanel. Así que ponerlo en los zapatos es fantástico porque vas a estar usando zapatos cuando salgas".

Este artículo fue publicado originalmente en Business Insider