– Ago 31, 2019, 17:30 (CET)

Antes de iCloud: la historia de Apple en la nube

Apple empezó vendiendo ordenadores. Con el tiempo se hizo más popular por sus teléfonos inteligentes. Y en la actualidad, además de ofrecer hardware, Apple destaca por sus servicios online: iTunes, Apple Music, iCloud… La relación de Apple con internet no siempre ha sido tan buena como hoy. ¿Cómo ha sido a lo largo de los años?

Hoy, el ecosistema de Apple tiene como nexo de unión iCloud, el nombre bajo el que se organizan varios servicios que permiten sincronizar datos, archivos e información personal entre un iPhone, un iPad, un MacBook Pro y un Apple TV, por poner varios ejemplos. Cada dispositivo con su propio sistema operativo pero todos unidos a través de internet a través de iCloud.

Pero cuando Apple se creó en 1976 como Apple Computer, el uso que hacemos de internet y de servicios como iCloud eran impensables en una época en la que ARPANET, precursora de internet, acababa de nacer (1969) y todavía no existían ni el protocolo TCP/IP (1982) ni el sistema estándar de nombres de dominio o DNS (1983). En los primeros años de Apple, en Silicon Valley destacaban empresas como IBM, Xerox o Cisco, pronto llegarían la propia Apple, Microsoft y otras como Adobe y todavía faltaba mucho para la llegada de Google, Facebook o Netflix.

A lo largo de los años, Apple ha sabido evolucionar y adaptarse a los nuevos tiempos. De empresa de computadoras evolucionó a fabricante de teléfonos inteligentes. Y con el tiempo ha ampliado su abanico de productos hacia los wearables y a servicios y productos online una vez internet ha estado lo suficiente madura para la venta de música, películas o libros electrónicos, sectores en los que Apple fue de los primeros, especialmente en el primero cuando lanzó la tienda iTunes y el exitoso dispositivo iPod.

Veamos cómo empezó Apple a dar sus primeros pasos en el ámbito de los servicios online y cómo ha llegado hasta nuestros días con iCloud.

iTools: los primeros pasos

Para ser honestos, el primer proyecto de Apple para ofrecer servicios relacionados con internet se llamó eWorld y funcionó entre 1994 y 1996, si bien no tuvo el éxito esperado en una Internet que empezaba a dar sus primeros pasos. Se trataba de un servicio de pago que, a cambio, te daba acceso a correo electrónico, news y acceso a BBS. También contaba con navegador web, y como curiosidad, la ventana principal de eWorld emulaba un pueblo virtual donde se organizaban los distintos servicios, muy al estilo de lo que al año siguiente lanzaría Microsoft, Microsoft Bob.

El 5 de enero de 2000 ve la luz iTools, una ambiciosa aproximación de Apple a internet ofreciendo gratuitamente a sus usuarios de Mac herramientas de software directamente relacionadas con la red de redes. Curiosamente, ese año viviremos la primera gran crisis de internet a nivel financiero con el estallido de la primera burbuja de empresas punto com.

Pero volvamos a iTools. El año 2000 tiene mucho de especial en Apple por muchos motivos. En septiembre de ese mismo año conoceremos la Beta pública de Mac OS X, el nuevo sistema operativo para computadoras Mac, basado en NeXTSTEP y cuyas sucesivas actualizaciones todavía seguimos usando hoy en día. Y desde hace dos años, el mundo disfruta del primer iMac, uno de sus ordenadores más vendidos, icónicos y que convertía a los Macintosh en una máquina con todo integrado y al que sólo tenías que conectar ratón, teclado y poco más.

Para hacernos una idea del momento. Steve Jobs volvía a Apple en 1997 tras su marcha forzada en 1985. Durante su exilio de Apple, Jobs no se estuvo quieto: compró la empresa The Graphics Group, subsidiaria de Lucasfilm, y la convirtió en lo que hoy conocemos como Pixar. Además, fundó otra empresa de computadoras, NeXT Computer, entre cuyos grandes productos destaca su sistema operativo NeXTSTEP, basado en UNIX y del que hablé antes. Como curiosidad, aunque las computadoras de NeXT Computer no tuvieron éxito entre las masas, sí tuvieron compradores ilustres como Tim Berners Lee, que creó las bases de la World Wide Web desde un NeXT.

Así que cuando Steve Jobs vuelve a Apple para rescatarla de su crisis a varios niveles, no es de extrañar que empiecen a surgir productos nuevos por doquier. Como comenté antes, en 1998 se pone a la venta iMac, en 1999 conoceremos el iBook, en 2000 veremos iTools, y como colofón, en 2001 el mundo conocerá el iPod. Todos ellos productos asociados a esa i minúscula inicial como referencia a internet.

¿En qué consistía iTools? En primer lugar, los clientes, usuarios y apasionados de Apple podían tener su propia dirección de correo electrónico con dominio mac.com. Además, tenían acceso a un disco online, iDisk, un servicio para publicar páginas web llamado HomePage, un directorio tipo Yahoo! con sitios web family-friendly bajo el nombre de KidSafe y el servicio iCards que permitía crear tarjetas de felicitación digitales.

Lanzado inicialmente para su uso en Mac OS 9, posteriormente estuvo disponible para Mac OS X y también contó con cierta compatibilidad con Windows.

Primeros cambios con .Mac

El éxito de iTools hizo que Apple se replanteara su estrategia. Si bien su intención inicial era ofrecer servicios online gratuitos, como empezaba a ser tendencia en la internet que ya todos conocemos, el coste que suponía mantener cuentas de correo electrónico y espacio para almacenar archivos no compensaba en la Apple de aquel entonces.

En el verano de 2002, iTools pasa a llamarse .Mac en referencia a su producto estrella, las cuentas de correo @mac.com, y con el cambio de nombre, el servicio pasa a ser de pago, en concreto unos 100$ anuales por HomePage (hosting web), iDisk (almacenamiento de archivos), tu propia cuenta @mac.com compatible con POP e IMAP, iCards y, además, un sistema de copias de seguridad, Backup, compatible con iDisk, y acceso a McAfee Virex, una solución antivirus.

Hasta el verano de 2008, durante seis años, .Mac tiene un puesto preferente en el sitio web oficial de Apple. Además, cada cierto tiempo irá ampliando su cartera de servicios, como la función de galería web para publicar fotografías y vídeos.

Curiosamente, a pesar de que .Mac ofrecía todos estos servicios más 10 GB de almacenamiento, que podías ampliar a 30 GB pagando un extra, las críticas no se hicieron esperar en una internet que había abandonado los servicios de pago por suscripción y ya apostaba seriamente por servicios gratuitos a cambio de publicidad o, como hemos visto en los últimos años, a cambio de nuestros datos personales.

Destaco los 10 GB de .Mac porque servicios similares de almacenamiento online no surgen hasta varios años más tarde. Varios ejemplos: Box (2005), Dropbox (2007), SpiderOak (2007) o SkyDrive, ahora OneDrive (2007). Y Google Drive como disco duro online no aparece hasta 2012 tras su etapa como Google Docs (2006).

En cualquier caso, y pese al relativo éxito del servicio, Apple debe replantearse de nuevo .Mac ante la internet del todo gratis. Y el lanzamiento de un nuevo dispositivo Apple ayudará a que esta transición sea indolora.

El iPhone como base en MobileMe

La historia de internet se puede organizar desde diferentes puntos de vista. Si hablamos del modelo de negocio, durante estos años hemos ido alternando periodos en los debías pagar por los servicios que recibías, otros en los que todo era gratis y etapas de transición en las que se combinaban ambos sistemas hasta llegar a la actualidad, en que alternamos las suscripciones de pago, los servicios gratuitos y modelos que combinan ambos y que se llegó a llamar modelo freemium.

Como hemos visto hasta ahora, Apple ha pasado por todas estas fases. Desde eWorld, de pago, a iTools gratuito, luego pasando a .Mac de pago nuevamente y, cómo no, su evolución debía ser gratuita, si bien MobileMe fue un intento por sortear esta tendencia. Además, su cambio de nombre deja claro el motivo de este cambio y no cambio al mismo tiempo.

En el verano de 2008, Apple vuelve a renombrar sus servicios online y, en esta ocasión, el nombre elegido será MobileMe. De hacer un guiño a internet con la i de iTools o el .Mac a centrarse en Mobile. ¿La razón principal? Hacía prácticamente un año, Apple había presentado uno de los productos que más han marcado su historia: el primer iPhone. Y ese mismo verano, dos días después de anunciar MobileMe, Apple anunciaba también su iPhone 3G, primera actualización de este teléfono inteligente y que introducía la App Store.

Si el primer iPhone supuso un hito y cambió por completo el mercado hasta el punto que todos los teléfonos en adelante serían prácticamente idénticos por fuera, el segundo iPhone exprimía todas sus posibilidades al incluir una tienda de aplicaciones y servicios online a través de MobileMe. El concepto de smartphone tal y como lo conocemos hoy en día ya estaba dando sus primeros pasos.

Sin embargo, el cambio de .Mac a MobileMe no fue tan plácido como se esperaba y en sus primeros meses recibió críticas por su inestabilidad y problemas al sincronizar los datos. Por otro lado, los usuarios que venían de .Mac perdían servicios como iCards, acceso web a sus marcadores de Safari, etc. en favor de servicios más próximos a los iPhones como sincronización de contactos, calendario, correo electrónico, etc. Eso sí, se mantiene iDisk y HomePage pasa a ser iWeb Publish.

MobileMe mantiene el modelo de pago idéntico a .Mac (unos 99$ al año), si bien podías probarlo 30 días gratis. Por otro lado, aunque se mantienen las cuentas de correo @mac.com, de ahora en adelante serán @me.com. Desde este dominio se podrá acceder también a los servicios contratados con MobileMe, como correo electrónico, contactos, calendario, álbumes de fotos y vídeos, etc.

Sobre el papel, MobileMe era muy prometedor y ambicioso. Se trataba de unir los Macs con los iPhones en un ecosistema unido por internet, pero este primer intento no tuvo el éxito esperado. Tal vez falta de experiencia o una mala planificación, quién sabe. El caso es que las críticas iniciales a MobileMe no le dejaron levantar el vuelo, por lo que Apple tuvo que replantearse seriamente este servicio y evitar cometer los mismos errores.

iCloud: el ecosistema Apple definitivo

A principios de 2011, Apple deja de ofrecer suscripciones de pago a MobileMe. Los usuarios de ese momento pueden seguir usando el servicio pero no se admiten nuevas altas. ¿El motivo? En el WWDC de ese año, en verano, Apple anuncia su nueva batería de servicios online bajo el nombre de iCloud. Será la última presentación o keynote de Steve Jobs antes de su fallecimiento en octubre de 2011.

Como novedad, iCloud será gratuito, volviendo al camino iniciado con iTools. Eso sí, como es norma en el sector, para ampliar espacio de almacenamiento se requiere una suscripción de pago. Hasta primeros de 2012 convivirán iCloud y MobileMe. Con todo, el lanzamiento de iCloud será mucho más prometedor que el de MobileMe y coincidirá con el lanzamiento de iOS 5 y del iPhone 4S.

iCloud

Aparte del nombre y de su gratuidad, realmente iCloud ofrece pocas novedades con respecto a los servicios anteriores. También enfocado al iPhone y al iPad más que al Mac, algo que irá cambiando con los años con la introducción de iCloud Drive y otras novedades, el primer iCloud ofrece 5 GB de almacenamiento gratuito enfocado principalmente a sincronizar datos y a realizar copias de seguridad. En la nota de prensa oficial, Apple destaca “iTunes en la nube, Fotos en Streaming y Documentos en la nube”.

Para no alargarnos más, iCloud ha logrado unir macOS con iOS, y ahora iPadOS, así como el resto de sistemas operativos y dispositivos de Apple. El camino iniciado por iTools, con permiso de eWorld, tiene todavía mucho margen de mejora, algo que hemos venido viendo en cada nueva actualización. Sea como fuere, el futuro de iCloud, se llame como se llame, es prometedor y clave para que el ecosistema Apple no dependa de los cables y de aplicaciones como iTunes que ha dado tantos problemas en el pasado.

Más espacio de almacenamiento, mayor integración entre aplicaciones propias y de otros desarrolladores, sincronización de datos y todo ello de manera transparente y automática para el usuario. ¿Qué más nos depara el futuro de iCloud?