Autor: Melina Glusac

Como dijo Virginia Wolf: "Me atrevería a adivinar que Anon, que escribió tantos poemas sin firmarlos, era una mujer".

A lo largo de la historia, a menudo han sido marginadas, ya sea por la presión, la falta de oportunidades o el sexismo descarado. Y muchas veces, a las mujeres que inventaron algo —desde pañales desechables hasta el mismo Monopoly— no se les dio ningún crédito por su trabajo hasta varios años más tarde.

Leer más: Margarita Salas, premio al inventor europeo del año, y otras 14 mujeres que han cambiado para siempre nuestra Historia

Las mujeres son responsables de los primeros bocetos de ordenadores, el descubrimiento de la doble hélice del ADN, e incluso de la división del átomo. Pero los hombres reclamaron esos avances como propios.

Aquí hay 14 cosas que no sabías que fueron inventadas por ellas.

El Monopoly fue inventado por Elizabeth Magie Philips. Irónicamente era una protesta contra el monopolio de los hombres.

Monopoly. Scott Olson/GettyImages

El juego de mesa favorito de América fue creado por Elizabeth Magie Philips. Ella lo llamó 'El Juego del Propietario', y su objetivo era demostrar los beneficios del sistema económico de Henry George sobre la apropiación de tierras y protestar contra las personas líderes de los monopolios de la época, como John D. Rockerfeller.

Philips solicitó una patente en 1903, y el juego comenzó a tener éxito. Pero justo cuando se estaba poniendo de moda, Charles Durow intervino y obtuvo los derechos de autor de su propia versión "mejorada", llamada Monopoly, que incluía algunas variaciones que lo hacían más fácil de jugar. Durow vendió después su juego a Parker Brothers, y Philips se perdió en gran medida en la historia.

Vera Rubin hizo muchos progresos en el campo de la "materia oscura", pero nunca fue realmente reconocida.

Vera Rubin junto al astronauta John Glenn. Jeremy Keith/Flickr
Jeremy Keith/Flickr

La astrofísica Vera Rubin trabajó con su compañero Kent Ford en los años 60 y 70. Juntos estudiaron las galaxias y se preguntaron por qué cosas como las estrellas eran capaces de moverse tan rápidamente sin desintegrarse.

Los cálculos de Rubin la llevaron a suponer que había una fuerza invisible en juego llamada "materia oscura", una idea propuesta por primera vez por Fritz Zwicky en la década de 1930. Sus compañeros astrónomos se mostraron inicialmente reacios a aceptar su teoría, pero pronto físicos como Jeremiah Ostriker y James Peebles proporcionaron un marco de referencia adicional, que consolidó el lugar de la materia oscura en la ciencia.

La evidencia que Rubin reunió fue extraordinaria y marcó el comienzo de un "cambio la teoría cosmológica a escala copernicana", según The New York Times. Pero Rubin nunca recibió el Premio Nobel.

El sujetador moderno fue creado por la socialité Caresse Crosby a principios de 1900, pero la patente se vendió rápidamente a una empresa más grande.

Caresse Crosby. Wikimedia Commons
Wikimedia Commons

Caresse Crosby tenía tan solo 19 años cuando se enfadó tanto con su corsé mientras se preparaba para un baile, que llamó a su criada y creó lo que hoy en día conocemos como sujetador. Para ello utilizó pañuelos de seda, cuerdas, cintas y una aguja con hilo.

En 1914 patentó su invento, al que llamó "sujetador sin espalda", y creó la Fashion Form Brassiere Company en Boston.

Pero pronto vendió su diseño por solo 1.350 euros a la Warner Brothers Corset, que separó su nombre de la historia. La organización ganó unos 13 millones de euros con este invento durante los siguientes 30 años.

La física nuclear Chien-Shiung Wu perdió el premio Nobel porque dos de sus compatriotas (hombres) se atribuyeron el mérito del trabajo.

Chien-Shiung Wu en la Universidad de Columbia en 1958. Wikimedia Commons

Con la misma estima que Marie Curie, la física experimental Chien-Shiung Wu trabajó en el Proyecto Manhattan e hizo un descubrimiento revolucionario en 1956.

Usando cobalto radioactivo, Wu condujo una serie de experimentos que rebatieron la Ley de Paridad. Otros dos investigadores, Tsung-Dao Lee y Chen-Ning Yang, ya habían teorizado la invalidez de la Ley, pero necesitaban las pruebas que Wu descubrió.

Lee y Yang recibieron el Premio Nobel de Física en 1954. Sin embargo, ella no obtuvo nada. Al respecto dijo: "Aunque no investigué solo por el galardón, me duele mucho que mi trabajo haya sido pasado por alto por ciertas razones".

Margaret Knight fue la creadora de la bolsa de papel de fondo cuadrado producida en serie, pero le robó la idea un hombre.

Margaret Knight también inventó un sistema de lanzadera, en la foto, que ayudó a los niños trabajadores a principios del siglo XX. Library of Congress

Después de trabajar en una fábrica de bolsas de papel, la inventora se dio cuenta de que empaquetar una bolsa seria más fácil si los fondos fueran planos. Así que creó una máquina de trabajo que formaba y doblaba bolsas de papel de fondo cuadrado y les ayudaba a convertirse en artículos de producción masiva.

Cuando se propuso patentar su invención, un hombre llamado Charles Annon le robó la idea, llegando incluso a obtener una patente propia. Pero Knight lo llevó a los tribunales y, aunque la defensa fue que "ninguna mujer podría inventar una máquina tan innovadora", finalmente ganó y obtuvo su patente en 1871.

 Watson y Crick se llevaron el mérito por la doble hélice del ADN, pero fue Rosalind Franklin quien lo descubrió.

Doble hélice del ADN. Kevin Dooley / Flickr
Kevin Dooley / Flickr

Mientras investigaba en el King's College en 1951, Rosalind Franklin comenzó a tomar fotografías de rayos X de la estructura del ADN.

Presentó sus hallazgos, que incluían una foto de la doble hélice, en una conferencia, en la que James Watson estuvo presente. Según dice la historia "no prestó atención" durante su presentación y más tarde el supervisor de Franklin le mostró la fotografía.

La idea de la "doble hélice" de Watson y Crick era solo una teoría en ese momento, pero el descubrimiento fotográfico de Franklin confirmó su existencia. Los hombres publicaron su estudio junto con la imagen en 1953.

Watson y Crick recibieron el Premio Nobel en 1962, poco después de la muerte de Franklin en 1958. Nunca recibió crédito por ello en toda su vida.

Lise Meitner descubrió cómo dividir los átomos, pero su compañero de laboratorio se llevó toda la gloria.

Lise Meitner en 1906. Wikimedia Commons

La física austríaco-sueca Lise Meitner realizó una investigación sobre el uranio con su compañero de laboratorio, Otto Hahn.

A principios de la década de 1940, descubrieron que el acto que producía la división de los núcleos atómicos durante la "fisión" libera enormes cantidades de energía. La propia Meitner escribió la primera explicación teórica del proceso después del descubrimiento.

Pero su socio, Otto Hahn, fue el único reconocido por ese trabajo y galardonado con el Premio Nobel de Química en 1844. Aunque Meitner era conocida como la "madre de la bomba atómica", Hahn defendió repetidamente su exclusión del premio.

La leyenda de hollywood, Hedy Lamarr, inventó la comunicación inalámbrica, pero el gobierno de los Estados Unidos se negó a tomarla en serio.

Hedy Lamarr para un anuncio publicitario de "Heavenly Body" en 1944. MGM

Durante la Segunda Guerra Mundial, Hedy Lamarr fue un icono de belleza, pero también era muy inteligente.

Trabajó junto al músico George Antheil para desarrollar su idea de "salto de frecuencia" que habría evitado que las radios militares fueran interceptadas. Su patente fue ignorada por la Marina de los Estados Unidos, que la clasificó y la archivó, hasta que poco a poco empezaron a desarrollar tecnologías basadas en ella, con ningún tipo de crédito hacia Lamarr.

Afortunadamente, un investigador descubrió la patente original y Lamarr recibió el premio de la Electronic Frontier Foundation poco antes de su muerte en el año 2000.

El salto de frecuencia es la razón por la que existen hoy en día muchas tecnologías modernas como WiFi, Bluetooth y GPS. Su invención dio lugar a una industria multimillonaria del siglo XXI, de la que el patrimonio de Lamarr aún no ha recibido ni un céntimo.

El marido de Esther Lederberg reclamó el Premio Nobel de Fisiología de la Medicina por sus descubrimientos en el campo de genética microbiana.

Esther Lederberg. Esther M. Zimmer Lederberg Memorial Website

Por su obituario en The Guardian, Esther Lederberg, profesora de microbiología e inmunología en la Universidad de Stanford "hizo un trabajo pionero en la genética, pero fue su marido quien ganó el premio Nobel".

Ella y su esposo, Joshua Lederberg, fueron microbiólogos que colaboraron en una investigación que se centró principalmente en la transferencia de colonias bacterianas.
Esther descubrió un virus que infecta a las bacterias en 1951. Y la exitosa técnica de transferencia de la pareja, llamada Método Lederberg, todavía se usa hoy en día.

Pero en 1985, Joshua aceptó el Premio Nobel de Fisiología de la Medicina debido a los avances en el recubrimiento con réplicas, de los cuales Esther era igualmente responsable.

Mary Anderson inventó los limpiaparabrisas en 1903, pero después de que expirase su patente, las compañías de automóviles le quitaron la idea.

Limpiaparabrisas. tinafranklindg/Flickr

Mary Anderson estaba de visita en Nueva York en 1902 cuando se dio cuenta de la solución incómoda de su chofer para la caída de nieve: bajarse del coche y limpiar el parabrisas él mismo.

Cuando llegó a su casa en Birmingham, Alabama, dibujó su invento, el limpiaparabrisas, y obtuvo una patente.

Pero las compañías de automóviles no estaban interesadas y Anderson no tenía ninguna conexión masculina en la industria para ayudarla a que su idea se hiciera realidad.

Así que su patente expiró, pero vivió lo suficiente como para ver aparecer limpiaparabrisas en casi todos los automóviles del país. Anderson fue admitida en el Salón de la Fama de los Inventores en 2011 pero nunca recibió compensación económica por su invento.

La hija de Lord Byron, Ada Lovelace, inventó un prototipo primitivo de ordenador y los historiadores se negaron a creerlo.

Ada Lovelace. Wikimedia Commons

Ada Lovelace amaba las matemáticas.

Trabajó con un socio, el inventor Charles Babbage, y a los dos se les vino la idea de crear una "Máquina Analítica".

En 1843, escribió notas detallando cómo el dispositivo debería "tejer patrones algebraicos de la misma manera que el telar de Jacquard teje flores y hojas", que es esencialmente programación informática.

Durante años los historiadores debatieron quién era el "verdadero" autor de las notas, asumiendo que Lovelace no podía haberlas escrito. La correspondencia detallada de Lovelace y Babbage, sin embargo, sugiere que eran de ella.

Nettie Stevens descubrió los cromosomas sexuales, pero el mérito se lo llevó E.B. Wilson.

Cromosomas masculinos. BSIP/UIG via Getty Images

Nettie Stevens descubrió los cromosomas XY exactamente al mismo tiempo que E.B. Wilson en 1905.

Después de recibir los títulos de Standford y Bryn Mawr, que fue pionero para la época, Stevens se propuso revivir y explicar la investigación genética de Mendel.

Pero E.B. Wilson publicó al mismo tiempo su "descubrimiento" sobre el deterioro sexual y fue ampliamente elogiado como único descubridor. Curiosamente, sus informes diferían ligeramente: Wilson afirmaba que los factores ambientales afectaban al sexo, mientras que Stevens pensaba que era solo genético.

Y el tiempo ha demostrado que Stevens estaba en lo cierto.

Los pañales no siempre fueron desechables, y Marion Donovan fue la primera en cambiar eso en 1951.

Pañal. Flickr/David Goehring

Marion Donovan se convirtió en madre a finales de los años 40 y comenzó a exasperarse con sus bebés por ensuciar pañal tras pañal.

Así que primero inventó, usando su propia cortina de ducha, una funda de pañal impermeable. Este fue un gran éxito en Saks Fifth Avenue en 1949. Fue entonces cuando se le ocurrió la idea de crear un pañal de papel desechable.

Pero esta innovación no se hizo realidad tan rápido. Diez años después de que fuera patentado, Victor Mills decidió "usar" su idea y empezar Pampers sin darle ningún crédito a Donovan.

La matemática Katherine Johnson fue una parte fundamental en la búsqueda del camino del primer viaje a la Luna.

Katherine Johnson. Wikimedia Commons

Probablemente hayas escuchado hablar de Johnson gracias a la película "Figuras Ocultas", nominada a tres premios Oscar en 2016.

Pero antes de su fama cinematográfica, Johnson era conocida en la NASA, donde trabajó durante 35 años, por sus geniales habilidades matemáticas. Se ganó un lugar en los equipos que trabajaron en el primer lanzamiento de naves espaciales en 1961 y el primer alunizaje en 1969.

Su camino, sin embargo, no fue fácil. Como mujer afroamericana que trabaja en la agonía del movimiento de los Derechos Civiles, sus logros a menudo pasaban desapercibidos para sus compañeros de trabajo masculinos, y se enfrentaba a la discriminación racial.

Este artículo fue publicado originalmente en Business Insider