Un body negro sin transparencias, una falda vaquera oscura, un pareo y unas zapatillas deportivas, nada fuera de lo normal, es lo que Laura C. tenia puesto para viajar en Vueling desde Palma de Mallorca a Barcelona durante el fin de semana con su pareja.

Pasó por facturación y con los pases de abordaje en mano ambos pasaron el check de seguridad sin ninguna eventualidad. Pero cuando faltaban unos pocos minutos para el despegue uno de los dos miembros del personal de handling haciendo la operación de embarque se acercó y le dijo "así no subes, ve y cómprate algo". Después de presiones hechas por otros pasajeros, según la propia afectada, dejaron que pase a la terminal, pero en el brazo para entrar al avión, reaparecieron los trabajadores de la aerolínea para prohibirle el acceso.

Vale aclarar que ella propuso como solución el cubrirse con el pareo que llevaba. Inclusive otros pasajeros ofrecieron dar ropa para cubrirse. Pero la negativa continuó:

"El comandante dice que así no puedes volar, que debes de abandonar". Fue el momento en que se decidió llamar a la Guardia Civil para aclarar la situación. Después de la identificación y tomar nota de la situación se decidió desalojar a la pasajera de la zona de embarque.

Según Vueling, en comunicado público hecho por redes sociales, "las condiciones de transporte de Vueling, y de la mayoría de transportes colectivos y que se aplican de manera igualitaria a hombres y mujeres, están diseñadas para defender y proteger la seguridad de todos los pasajeros a bordo y para regular su comportamiento en beneficios de todos […] Esas condiciones establecen poder denegar el acceso a pasajeros cuya conducta no se adapte a dichas condiciones".

De hecho la compañía asegura que la pasajera no voló porque "estaba en bañador y la respuesta a la petición de la agente de handling ha sido abusiva, y es la única razón por la que se ha decidido llamar a la autoridad competente y que no volase".

Laura C. ha compartido una foto de la ropa que tenía puesto al intentar volar. Ha decidido denunciar ante Consumo y llegar hasta las últimas consecuencias. También puso una reclamación tras ser desalojada. Así mismo, asegura que ninguno de los tres empleados que atendían en la aerolínea fueron capaces de decirle qué punto de la normatíva se inclumplía con la vestimenta.

La hermana de la afectada, además, ha compartido un video en redes sociales donde se puede ver parte del altercado entre Laura C. y el personal de handling del vuelo. En el se puede escuchar a otros pasajeros ofreciendo ropa para que se pueda cubrir y satisfacer las extrañas condiciones del personal de la aerolínea.

Vueling: la aerolínea con más reclamaciones aéreas en 2018

Cancelaciones, retrasos, situaciones extrañas. Vueling no es extraña a los problemas en sus vuelos y de hecho lideró el ranking de reclamaciones aéreas en 2018 según Reclamador.es.

Según la web, registraron 19.921 reclamaciones, lo que significa el 32% del total de las incidencias registradas de aerolíneas. La segunda compañía fue Ryanair, con 15.152 reclamaciones seguida, del grupo Iberia (Iberia, Iberia Express y Air Nostrum).

👇 Más en Hipertextual