La tercera consola de Microsoft, Xbox One, ya lleva entre nosotros seis años, tras su lanzamiento en 2013, y ha sido actualizada y mejorada para disponer de una versión ligera, la Xbox One S (2016) y otra más potente, la Xbox One X (2017). Y aunque no cuenta con tantos usuarios como PlayStation 4, sí ofrece un catálogo extenso y un rendimiento gráfico con los que competir cara a cara con la videoconsola de Sony.

Xbox One es más que una consola de videojuegos, por lo que además de disfrutar de los juegos más recientes podemos hacer muchas más cosas, como ver vídeos de YouTube, retransmitir partidas en directo o ver los catálogos de HBO, Prime Video o Netflix.

A continuación, una lista de trucos que te ayudarán a sacar provecho de tu Xbox One más allá de tu día a día. Nunca se sabe cuándo vas a descubrir algo nuevo que no sabías de tu consola.

Agrupar tus favoritos

Cuando tu Xbox One se llena de juegos y aplicaciones, llega un momento en que cuesta encontrar lo que buscas. Para poner un poco de orden, podemos acudir a los grupos, una versión mejorada de las marcas originales.

Los grupos se ven en primer lugar cuando presionas el botón Xbox y vas a Aplicaciones y juegos. Para crearlos, debes ir a Grupos > Crear un grupo, darle un nombre y, finalmente, elegir qué juegos y aplicaciones quieres asignar a ese grupo.

Los grupos se pueden editar en cualquier momento, quitando y añadiendo elementos, así como reordenarlos.

Fotos y vídeos al instante

Con Upload Studio podemos hacer fotos de una partida o grabar vídeos de nuestros mejores o peores momentos jugando. Además, capturar la pantalla en vídeo o audio es relativamente simple.

Pulsando el botón Xbox y luego presionando el botón X capturaremos los últimos 30 segundos de la partida en la que estábamos jugando. Y si lo que quieres es una captura de pantalla, pulsa el botón Xbox, que realiza la captura, y luego el botón Y, que guardará la captura.

En Administrar capturas encontrarás las capturas guardadas. Y para personalizarlas, puedes cambiar la configuración en Retransmitir y capturar > Configuración avanzada.

La app oficial para Windows, Android y iOS

Como es habitual hoy en día, para acompañar y mejorar las funciones de Xbox One contamos con aplicaciones oficiales para otras plataformas. Es el caso de la app para Windows 10, que permite ver el catálogo de Xbox One, comprar juegos, hablar con nuestros amigos, ver sus juegos y progresos…

En el caso de las aplicaciones para Android y para iPhone y iPad, además de esto también puedes controlar la reproducción de vídeos a distancia y para usar un teclado virtual en vez de usar el mando oficial.

Cambiar las acciones de cada botón

Una opción que permite Xbox One es cambiar los botones asignados a cada acción. Desde la aplicación Accesorios de Xbox podremos configurar cada botón y asignarle unas u otras acciones o reasignar funciones.

Funciona con uno o dos mandos a la vez y sirve para cambiar cualquier botón, si bien Microsoft recomienda no cambiar los botones A y B para evitar problemas. Si queremos recuperar la configuración por defecto, deberemos abrir la aplicación Accesorios de Xbox, luego Configurar y finalmente Restaurar configuración predeterminada.

Más memoria

Si no tienes suficiente con la memoria por defecto de tu Xbox One, puedes ampliarla con discos externos. El único requisito es que sea de al menos 256GB y sea compatible con USB 3.0.

Desde la Xbox One se realizará el formateo y preparación del disco para que sea leído por la consola, un proceso mucho más simple que en versiones anteriores de la consola de Microsoft.

Conectar el mando a tu PC

Si además de juegar en Xbox One también lo haces en tu PC con Windows, has de saber que puedes conectar tu mando mediante un cable USB. Windows 10 lo reconocerá sin problemas para que juegues a cualquier juego que tengas instalado.

El mando también funciona en Windows 7, 8 y 8.1, pero deberás descargar e instalar controladores específicos.

Instalar juegos más rápido

Antaño, para jugar a un juego en Xbox bastaba con introducir el disco e iniciarlo. Hoy en día, el juego se tiene que instalar primero, descargar e instalar las actualizaciones, tal vez incluso registrarte en la página del desarrollador para obtener obsequios o puntos canjeables…

El caso es que, al parecer, si instalas un juego de Xbox One sin estar conectado a internet, la instalación es más rápida. Tan simple como desconectar el cable Ethernet de la consola o desconectar la Xbox One de Xbox Live desde la configuración de red.

La instalación se realizará sin tener que consultar constantemente a los servidores en busca de permisos o actualizaciones varios que ralentizan el proceso.

👇 Más en Hipertextual