Samsung ha sido acusada por mentir sobre la resistencia al agua de sus smartphones. De acuerdo con la Comisión Australiana de Competencia y Consumo (ACCC), el fabricante surcoreano habría usado publicidad engañosa para denotar que varios modelos de Galaxy son resistentes al agua, esto con el fin de atraer a más clientes.

La ACCC dice que Samsung promovió la venta de sus teléfonos usando imágenes que mostraban a personas en albercas o incluso en el mar utilizando su smartphone. Las autoridades australianas dicen que la empresa no tuvo una base para afirmar esto, ya que no realizó las pruebas necesarias para determinar qué tanto afecta la exposición al agua a la vida del teléfono.

La ACCC alega que los anuncios de Samsung representan de manera falsa y engañosa que los teléfonos Galaxy serían adecuados para su uso en, o para la exposición a, todos los tipos de agua, incluso en el agua del océano y las piscinas, y no se verían afectados por dicha exposición al agua durante toda la vida útil del teléfono, cuando este no era el caso.

La Comisión Australiana toma como ejemplo múltiples anuncios distribuidos por Samsung en los que se ven modelos como el Galaxy A5, Galaxy S7 o Galaxy Note 8, los cuales fueron usados en redes sociales, anuncios de televisión, videos de YouTube, o en tiendas de retail, por nombrar algunos.

La publicidad muestra claramente el uso del móvil en albercas o en el mar, argumentando que se integra perfecto al estilo de vida de los australianos. La ACCC se basa en que Samsung menciona en su propia página que no es recomendado el uso de teléfonos, como el nuevo Galaxy S10, en albercas o en la playa. La Comisión advierte que el fabricante ha negado la garantía a consumidores cuyos teléfonos han sido dañados por la exposición al agua.

Rod Sims, presidente de la ACCC, dice que Samsung ha reconocido que la resistencia al agua es un factor importante que influye en la decisión de compra de los australianos. Los modelos de Galaxy que se anunciaron como resistentes al agua resultan ser más caros que aquellos que no cuentan con esta característica.

Ante esto, Sims menciona que la Ley del Consumidor Australiano no permite que las empresas engañen a sus consumidores sobre las capacidades de sus productos, algo que ocurre en este caso. Eso ha obligado a la ACCC a iniciar un procedimiento en el Tribunal Federal en contra de Samsung.

La Comisión Australiana de Competencia y Consumo utilizará publicidad de diversos modelos de Galaxy fabricados entre 2016 y 2019, como la gama S10, S9, S8, S7, Note 9, Note 8, Note 7, A8, A7 y A5.

👇 Más en Hipertextual