Sony ha presentado la RX100 VII, la renovación de su popular cámara compacta. Si bien sus características no representan un salto significativo respecto a la generación anterior, han agregado algunas novedades interesantes para adaptarse a las exigencias del mercado. No esperes ver cambios en el diseño, es prácticamente el mismo de la RX100 VI. Sin embargo, sin analizamos el interior comenzamos a encontrar diversas mejoras.

Aunque el sensor sigue siendo el CMOS Exmor RS de 1 pulgada y 20 megapíxeles, la compañía japonesa presume que han heredado la arquitectura y capacidades de la línea A9. Por ejemplo, ahora el autoenfoque es más rápido, al igual que la velocidad de disparo. Por otra parte, se conserva el objetivo ZEISS de 24-200 mm. con apertura f2,8-4,5 y el zoom óptico de 8,3x.

La RX100 VII incorpora, por primera vez en la familia, una nueva modalidad capaz de seleccionar 7 capturas de una misma ráfaga a 30, 60 o 90 imágenes por segundo. Esta funcionalidad es ideal para los apasionados de la fotografía deportiva o para aquellos que pretenden capturar un momento fugaz. Además, no será necesario eliminar el búfer tras realizar la ráfaga.

El seguimiento en tiempo real ahora cubre un área del 68%, no obstante, su velocidad de ráfaga disminuyó a 20 imágenes por segundo. Es importante señalar que el Tracking funciona mejor cuando los objeto o personas no se encuentran demasiado lejos; su alcance es de 200 mm. Por supuesto, nuevamente encontramos Bluetooth o Wi-Fi para transferir las fotografías o vídeos hacia otros dispositivos.

Otra de las grandes incorporaciones a la compacta es el esperado puerto Jack de 3,5 milímetros para conectar un micrófono. El añadido tiene como objetivo llamar la atención de los creadores de contenido —vloggers—, quienes ya no dependerán del modesto micrófono que se integra en este tipo de cámaras. De hecho, Sony ofrecerá un paquete que incluye la RX100 VII, un soporte con espacio para el micrófono y 2 baterías adicionales. La captura de vídeo se beneficia de la estabilización de imagen digital; puede grabar material con resolución 4K a 30 fps o 1080p a 120 fps.

El producto, como se esperaba, no será barato. La Sony RX100 VII se podrá adquirir a partir de agosto por 1.200 dólares, mientras que la edición con soporte y baterías extras alcanza los 1.300 dólares. De momento no hay fecha de disponibilidad confirmada para España y México.