Una de las grandes sorpresas del recientemente finalizado Comic-Con San Diego fue el anuncio que la actriz Natalie Portman sería la próxima en levantar el martillo del Dios del Trueno en la venidera Thor: Love and Thunder que dirigirá Taika Waititi. La noticia tomó desprevenidos a la mayoría de los fans y, de inmediato, se sucedieron las críticas sobre la intención de Marvel de capitalizar la nueva tendencia de mostrar superheroínas en la pantalla grande. Pero no todo es tan simple. De hecho, la encarnación femenina de Thor es uno de los arcos argumentales más antiguos del cómic y, también, uno de los más curiosos.

Aunque no lo creas, Taika Waititi es exactamente lo que la futura película de ‘Thor 4’ necesita para ser un éxito

Jane Foster es una vieja conocida para la mayoría de los lectores del cómic de Thor: en 1962 hizo su primera aparición en Journey into Mystery # 84 como la enfermera y asistente del doctor Donald Blake, encarnación humana del dios de Asgard. Por entonces, Jane fue parte de un extrañísimo triángulo amoroso al ser el interés amoroso tanto de Thor como del doctor Blake, sin que se percatara de que ambos eran la misma persona. Durante este primer tramo argumental, Thor llevó a Jane a Asgard para recibir el don de la inmortalidad. No obstante, Odín se opuso a semejante decisión: el Padre de Todo lo Creado consideró que la enfermera no era lo suficientemente fuerte o valiente para brindarles “verdadera utilidad”, por lo que Jane fue devuelta a la tierra sin poderes y memoria.

Con el transcurrir del tiempo, Jane evolucionó muy poco. Como personaje secundario, su historia tenía muy poca relevancia, a no ser que estuviera directamente relacionada con el Dios del Trueno. Eventualmente, Jane se alejó del doctor Blake (y de Thor) y terminó contrayendo matrimonio con el doctor Keith Kincaid, que más adelante sería el médico oficial de Los Vengadores y el hombre que ayudaría al Capitán América cuando el suero de super soldado comenzó a perder sus propiedades.

A pesar de la distancia, Jane continuó siendo parte del mundo de Thor y todos los conflictos que le rodeaban. Durante los eventos del cómic Civil War, Jane se unió al Capitán América y ayudó a los llamados “Vengadores Secretos”. También Thor le designó como la representante de Midgard. Finalmente, Jane llegó al que sería su participación más significativa dentro del Universo asociado al dios del trueno: su transformación en Lady Thor.

De cómo Jane Foster se hizo digna

En el cómic Thor Vol. 4 # 1, el Dios del Trueno pierde la capacidad para sostener a Mjolnir, aunque no hay una razón clara para semejante y trágico suceso. La historia se limita a indicar Nick Fury —aconsejado por The Watcher, el extraño personaje guardián de los multiversos y que conoceremos en la serie animada What If…?— susurró algo al oído de Thor, lo que provocó que de inmediato se hiciera indigno de sostenerlo. Abandonado de sus poderes, Thor permaneció en la tierra mientras que el martillo continuó en la Luna sin que nadie pudiera moverlo, incluso Odin, que lo intentó más de una vez sin resultado.

Finalmente, un personaje femenino pudo hacerlo. El final del cómic muestra a una figura misteriosa que vuela sobre el paisaje lunar hasta llegar junto al Mjolnir. La inscripción que le brinda su poder ha cambiado y en ella puede leerse “Quien tenga este martillo, si es digno, tendrá el poder de Thor”. De modo que cuando la desconocida mujer empuña el martillo y lo levanta, no solo gana el arma mística sino también, los poderes de Thor.

Más adelante en la historia, se revelará que Jane Foster es la nueva portadora del Martillo y que la historia de su transformación es mucho más extraña que su primera tentativa de convertirse en diosa en los primeros números del cómic. En esta oportunidad, Mjolnir “buscó” telepáticamente a Jane y después de comprobar que no solo era digna —sino que, además, era todo lo valerosa que se requería para tomar el poder de Thor— pidió a Heimdall que la llevara a la superficie lunar para que le empuñara. Debido a todas las implicaciones de sostener el Mjolnir, Jane decidió mantener en secreto su identidad, lo que provocó una enorme desesperación en Thor, abandonado de sus poderes y martillo. Se trató de una transformación dolorosa que comenzó antes que Thor se volviera indigno de sostener el martillo: Jane fue diagnosticada de cáncer y estaba a punto de morir cuando Mjolnir le encontró y decidió que podía sostenerle. Aún así, el cambio no fue suficiente para curarle del todo. Ser la portadora del anillo hizo que el poder de Asgard eliminara cualquier componente químico de su cuerpo, incluyendo las medicinas que le permitían sobrevivir al cáncer. De modo que cada vez que Jane se transforma, se debilita y enferma un poco más.

Lady Thor es la legítima sucesora de Thor y no solo por sostener a Mjolnir: tiene además todos sus poderes y la capacidad de controlar el rayo, volar y de viajar entre dimensiones. Sostener el martillo también cambió la apariencia física de Jane: cada vez que invoca los poderes de Thor, Mjolnir cambia su apariencia haciendo crecer una larga melena rubia y dotándola un casco y una armadura semejante a la de Thor. Para el Dios del Trueno hubo un corto período de confusión y, de hecho, se enfrentó a Lady Thor para exigir le devolviera el martillo. Pero al final, Thor comprobó que Lady Thor era lo suficientemente digna para empuñar el poder y el símbolo, por lo que aceptó su transformación. Debido a lo anterior, durante un breve período de tiempo, Thor renunció a su nombre y a su pasado para pasar a llamarse a sí mismo por el sencillo apelativo de Odinson.

Así que la llegada de Lady Thor a la pantalla no es del todo fruto de la decisión de Marvel de ser mucho más inclusivo o políticamente correcto: la transformación de Jane Foster en Lady Thor es una de las más interesantes dentro de la mitología que rodea al Dios del Trueno en las historietas. Tendremos que esperar hasta el año 2021 para descubrir cómo Taika Waititi reimagina la historia para la pantalla grande. Todo un reto para el director y su particular visión sobre el dios del trueno.