Susannah Cahalan estaba en la mejor etapa de su vida: su trabajo soñado en el New York Post y se encontraba empezando una nueva relación cuando empezó a tener síntomas de una extraña enfermedad: convulsiones, alucinaciones visuales y sonoras, ataques epilépticos, pérdida de memoria... Tardaron en diagnosticar a la joven, pero le dieron una respuesta a lo que le pasaba. Cahalan tenía encefalitis por anticuerpos contra los receptores NMDA.

La película Brain on Fire, protagonizada por Chloë Grace Moretz, y basada en la novela homónima escrita por la propia Cahalan, habla de cómo vivió la periodista los inicios de esta enfermedad. Ahora, un nuevo estudio publicado hoy en la revista Science Translational Medicine podría estar más cerca de dar con una respuesta a esta enfermedad ya que los investigadores han sido capaces de reproducirla en un modelo animal. ¿Qué es esta enfermedad? ¿Y qué significan estos avances?

La encefalitis por anticuerpos contra los receptores NMDA es una "enfermedad autoinmune que se desencadena por un ataque a uno de los receptores neurotransmisores clave en el cerebro, el receptor NMDA", explican a Hipertextual desde la Universidad de la Salud y las Ciencias de Oregón (OHSU, por sus siglas en inglés), que es donde se ha desarrollado este nuevo estudio. Estos neurotransimisores juegan un papel muy importante en la plasticidad neuronal, el aprendizaje y la memoria, de ahí que los síntomas estén relacionados con pérdida de recuerdos o los ataques epilépticos. Estos receptores son necesarios para formar nuevos recuerdos tanto en el hipocampo de los humanos como en los animales. Esta enfermedad, si no se coge a tiempo, también puede llegar a causar la muerte.

Los receptores NMDA también parecen estar relacionados con varias afecciones neurológicas y psiquiátricas como el alzheimer, la esquizofrenia y la depresión.

Ahora, los investigadores del Instituto Vollum en OHSU en Portland (Oregón) que han llevado a cabo este estudio tienen un "modelo animal original para esta desconcertante enfermedad", señalan desde el OHSU. Además, "afirman que el descubrimiento allana el camino para desarrollando una imagen casi atómica de cómo el sistema inmunológico ataca al receptor NMDA", añaden. Gracias a esta información, los científicos tendrán más fácil bloquear de forma específica la reacción autoinmune que inflige daño a estos receptores además de probar nuevas estrategias terapéuticas usando el modelo desarrollado para la enfermedad en ratones, tal y como señalan desde e OHSU en un comunicado de prensa.

Por tanto, el objetivo de este modelo animal es encontrar "una cura específica para esta enfermedad", tal y como señala el autor principal del estudio Gary Westbrook, investigador del Instituto Vollum. "Es una enfermedad humana de la que no sabemos lo suficiente", añadió.

¿Y para qué servirá exactamente este modelo? La idea es que ayude a detectar cuál es el lugar o lugares exactos en los que los receptores NMDA desencadenan la enfermedad: "Si conocemos el sitio exacto, uno podría potencialmente intervenir temprano para abortar la progresión de la enfermedad", explica Westbrook. Además, por suerte "casi el 90% de los ratones desarrollaron signos que imitaban la enfermedad humana", por tanto este modelo "proporciona una oportunidad única de reconocer los primeros signos de la enfermedad y de desarrollar enfoques terapéuticos que podría dirigirse con precisión al sitio en el receptor, conocido como un epítopo, que es atacado por el sistema inmune", concluyen desde OHSU.