– Jun 4, 2019, 22:23 (CET)

La WWDC 2019 marca el futuro de Apple para los próximos 10 años

La WWDC 2019 ha sido una ventana al futuro de Apple, su estrategia para los próximos diez años y la importancia del software y servicios en el proceso de transformación que están viviendo en la actualidad.

Si tenemos que elegir un evento durante 2019, el más importante, significativo y de mayor revelación sobre el futuro de la compañía, sin duda es el WWDC.

Sí, aún nos quedan uno, tal vez dos, eventos de lanzamientos durante el año —iPhone/Apple Watch en septiembre— y posiblemente uno más en octubre donde se renueven portátiles y iPads. Pero sin duda alguna lo anunciado, mostrado y explicado durante la keynote del evento de desarrolladores, marca el camino de Apple para los próximos diez años.

Fue una keynote que duró más de dos horas pero con un ritmo frenético consecuencia de la inmensa cantidad de anuncios que se hicieron. 2019 es un año en el que Apple está sufriendo un "cambio generacional" importante, y la estrategia general empieza a dirigirse hacia un razonamiento basado en que sus dispositivos sean "embarcaciones" encargadas de traer innovación, más funciones, más contenido y más posibilidades por medio del software y servicios.

Esa nueva fase de la vida de la compañía sin duda alguna se pudo sentir durante los anuncios que se hicieron en la keynote del WWDC, que se dividió en tres ejes fundamentales.

iPad es el futuro de la productividad

Seamos honestos: el iPad siempre ha estado eclipsado por el iPhone, que es el producto que más se vende de la compañía y que por lo tanto es el que recibe más atención.

La tablet siempre ha tenido una "variación de iOS para pantallas grandes", con todo lo bueno y malo que eso significa. Por un lado tiene la capacidad de un sistema operativo moderno 100% orientado a dispositivos móviles, pero por otro lado una serie de limitaciones importantes que no exprimen el inmenso potencial del dispositivo.

"Es hora de darle su lugar al iPad" decía Craig Federighi durante el anuncio que la tablet tendrá su propio sistema operativo. Finalmente dejará de estar detrás del iPhone, finalmente dejaremos de ver a un simple "iOS pero más grande", que obtiene funciones particulares para el dispositivo cada tres o cuatro años.

Un sistema operativo dedicado al iPad significa que tendrá su propio equipo de desarrolladores, sus propios objetivos, sus propios benchmarks y su una orientación única y adecuada para el dispositivo que es: una tablet muy liviana, muy poderosa y más rápida que la mayoría de los portátiles actualmente en el mercado.

Es emocionante lo mostrado y demuestra que el lanzamiento del iPad Pro el 30 de octubre de 2018 era tan solo la mitad de una historia que se terminaría de contar más adelante en el WWDC 2019 y así ha sido. Esperemos aún más novedades cuando se anuncie la versión final de iPad OS en septiembre.

El último bastión de la privacidad en Silicon Valley es Apple

Visitar Silicon Valley es la máxima expresión de la ausencia de privacidad gracias a la tecnología. Todo parece escucharte, todo parece observarte. Toda la industria parece empujar la idea de que el procesamiento agregado de datos de forma indiscriminada, sin regulación y sin límites es moralmente aceptable, sobre todo si es a cambio de servicios gratuitos.

Pero Apple está haciendo esfuerzos sorprendentemente grandes para nada en contracorriente, en buscar nuevas y mejores formas de proteger datos, de limitar lo que empresas como Facebook o Google son capaces de recolectar de los usuarios. Por momentos parece que la privacidad es un producto más de la compañía, que hace un tiempo fue un posicionamiento público pero ahora parece ser parte de la narrativa de innovación a nivel software.

Es clave también que eso sea así considerando que los dispositivos de Apple, en particular el Apple Watch, recolecta bastante información biométrica y de salud de los usuarios. Hacerlo con un producto de una empresa socialmente responsable a la hora de lidiar con la privacidad ya es fundamental.

Integración de ecosistemas

Project Catalyst es el nombre oficial de Marzipan, el esfuerzo de Apple para que una aplicación sea desarrollada y compilada para funcionar tanto en Mac como en iOS y iPad OS. El objetivo es revitalizar el ecosistema de aplicaciones simplificando su creación y diferentes variantes para cada plataforma.

Esto sucede porque mucho del esfuerzo de desarrollo de apps se centra en el iPhone, el dispositivo de más crecimiento y donde más economía se mueve. Si Apple ofrece herramientas que permiten que los desarrolladores hagan versiones para iPad y para Mac con el menor esfuerzo posible, en teoría, no se limitarán al smartphone.

Hay peculiaridades técnicas, pero las primeras demostraciones de Catalyst parecen prometedoras y permitirían que equipos pequeños puedan ofrecer su software a millones de personas en diferentes plataformas.

Realidad aumentada

¿Alguien tiene duda, después de ver la demo de Minecraft en la keynote del WWDC que Apple está trabajando en un dispositivo de realidad aumentada? Los avances en este frente son tan impresionantes que cuesta comprender los límites de donde estaremos en los próximos diez años.

La compañía está sentando las bases para que cualquier desarrollador pueda hacer cosas espectaculares en realidad aumentada que ahora son accesibles vía la pantalla del iPhone o el iPad, que se siente poco natural. Todo nos hace creer que en algún momento un dispositivo lo suficientemente rápido, útil, pero al mismo tiempo invisible, será capaz de llevar a la cotidianidad esa realidad virtual insertada en el mundo real.

El nuevo Mac Pro es la prueba de una de las visiones más controversiales de Steve Jobs sobre el futuro del Mac

Podría dedicar 40.000 palabras a la maravilla técnica que el nuevo Mac Pro representa. Productos de estas capacidades no están orientados a consumidor final y por lo tanto es habitual que no lo entiendan, o que no terminen de comprender el precio del producto.

Durante la keynote se hicieron algunas demostraciones de las capacidades técnicas del Mac Pro, que dejaron con la boca abierta a muchos, me incluyo en el grupo.

Pero para mi lo relevante del Mac Pro es que finalmente se ha cumplido una de las visiones más controversiales de Steve Jobs sobre el futuro del Mac, explicado seis años atrás, en una entrevista con Walt Mossberg y Kara Swisher:

"Antes todos usábamos camiones, porque el estilo de vida de las sociedades lo requerían, pero a medida que los coches se empezaron a usar en areas urbanas y se popularizaron, llegaron innovaciones como la transmisión automática y la dirección asistida, cosas que se convirtieron en primordiales a la hora de hacer la compra de un vehículo".

"No se cual es la estadística actual pero 1 de cada 20 o 30 coches es un camión, antes era el 100%. Las PCs se convertirán en camiones. Seguirán existiendo, seguirán siendo populares, pero serán usadas por 1 de cada pocas personas. Será una transformación que incomodará a algunas personas, personas del mundo de las PCs como tu y yo [refiriéndose a su entrevistador], porque las PCs nos llevaron muy lejos, pero cuando realmente suceda será incómodo, porque generarán cambio y algunos intereses se verán amenazados".

"Ya estamos metidos en ese proceso. ¿Será el iPad? quien sabe. ¿Será el próximo año o en 5 o 7 años? ¡Quién sabe! Pero ya estamos dirigiéndonos a esa dirección".

El Mac Pro es un camión de trabajo orientado a personas muy particulares que requieren de una bestia para llevar a cabo trabajo muy demandante como edición en tiempo real de vídeo 8K o editar cientos de pistas de audio al mismo tiempo. La inmensa mayoría de las personas no necesitan ese tipo de máquina, un iPad o un iPhone es mucho más que suficiente, y eso es una buena noticia.

Apple ha tardado en renovar el Mac Pro, más de lo que se esperaba, porque han enfocado esfuerzos en dispositivos mucho más populares como el iPhone o el iPad y eso ha incomodado a muchas personas, tal y como lo describía Jobs en 2013.

La nueva versión del Mac Pro también es un testamento de que pensar en productos basado en sus complicadas características técnicas es innecesario y está en un pasado muy lejano. Insisto, es un producto absolutamente impresionante e increíble, pero que no tiene sentido ni genera interés a la inmensa mayoría de la población y personas que puedan estar interesadas en comprar un equipo de trabajo.