Se calcula que el ser humano sólo es capaz de utilizar en torno al 10% de la capacidad de su cerebro. El resto está inutilizado. Con un televisor ocurre algo parecido. Su enorme potencial está en muchas ocasiones infrautilizado, aunque bien es cierto que estamos ante un tipo de consumidor cada vez más consciente de las posibilidades que ofrece, y está dispuesto a beneficiarse de ellas.

Esto demuestra que el hecho de que cada vez se vendan televisores más grandes no es casualidad. El televisor hace tiempo que dejó de ser considerado un electrodoméstico más dentro del hogar que ocupaba espacio en el salón y en torno al cual nos reuníamos únicamente para ver un programa concreto.

Que el usuario busque la compra de un televisor de grandes dimensiones se debe a que la manera de ver y usar la televisión ha cambiado radicalmente en los últimos años. Desde poder disfrutar de una programación a la carta a disfrutar de multitud de aplicaciones pensadas para mucho más que para pasar el rato y pasando por convertirlo en una obra de arte durante el tiempo que se encuentra apagado.

Pero no sólo se demandan televisores cada vez mayores, sino también más inteligentes. Según un estudio realizado por IHS Markit, durante 2018, las ventas globales de televisores Smart TV superaron el 60%.

La inteligencia de los nuevos televisores se manifiesta en una función que cada vez utilizan más los consumidores y que está llamada a ser la manera en la que interactuamos con todos los dispositivos inteligentes de nuestro hogar: los asistentes de voz. Los nuevos televisores QLED 8K de Samsung son compatibles el asistente de voz propio, Bixby, pero además con Alexa y Google Assistant.

El televisor perfecto para consumir el mejor contenido

La calidad de imagen de los televisores actuales está fuera de toda duda. Entre las últimas ofertas que podemos encontrar en el mercado, la tecnología 8K es su máxima representación. Los televisores Samsung QLED 8K ofrecen 4 veces mayor resolución que 4K UHD y 16 veces mayor que FHD. Con más de 33 millones de píxeles, el modelo Samsung QLED 8K ofrece una experiencia de visualización increíble sin píxeles visibles.

Esto se traduce en que cuando veamos la televisión, nuestra experiencia será mejor aún, con una sensación más inmersiva y real gracias a colores más nítidos.

Aunque cada vez existen más producciones en 8K y está llamado a ser el estándar de un futuro cercano, ya son muchas las plataformas que ofrecen resoluciones de imagen destinadas a ser consumidas en los mejores televisores.

Una de las grandes novedades que ha incorporado Samsung recientemente en sus televisores representa un importante paso en favor de ofrecer el mejor contenido y la mejor experiencia multimedia. Apple TV ya se encuentra dentro de la interfaz de usuario de los televisores Samsung QLED 4K y 8K de 2019 y 2018, eliminando la necesidad de tener que contar con un dispositivo independiente y ofreciendo al usuario un catálogo de más de 100,000 películas y programas de TV. Además, muchos de estos títulos están disponibles en la impresionante calidad de imagen 4K HDR.

El televisor perfecto para jugar

No cabe ninguna duda en que cuanto mejor sea la pantalla en la que juguemos a nuestro videojuego favorito, mejor será la experiencia. Durante la pasada feria por excelencia del mundo de los videojuegos, Electronic Entertainment Expo (E3), Samsung puso a disposición de los jugadores más exigentes algunos de los televisores con tecnología QLED, todos ellos con HDR y resolución 4K.

La propuesta tuvo una gran aceptación gracias al bajo retardo en la señal de entrada, inferior a 15 ms, un valor alto rango dinámico y la tecnología Radeon FreeSync, para jugar sin problemas incluso a los videojuegos más exigentes.

Si queremos sacar todo el partido a nuestro televisor mientras pasamos horas y horas jugando a nuestro videojuego favorito, entonces el Game Mode disponible en la configuración del televisor Samsung marcará un punto de inflexión.

El perfecto elemento de decoración

Cuando el televisor está encendido, quedan claras las funciones que cumple. Pero, ¿qué pasa cuando está apagado? Pues que se convierte en una inmensa pantalla negra, inmóvil, que no cumple ninguna función. Bueno, eso era antes. Los televisores Samsung QLED 2018 y 2019 incorporan Ambient Mode un sistema que ofrece gran variedad de posibilidades incluso estando apagado y todo ello con un coste anual de menos de 3€ para un consumo de tres horas diarias.

Algunas de las opciones que ofrece este modo son, desde información importante como la emisión de titulares con las noticias del día, la previsión del tiempo; a la posibilidad de detectar el color o la decoración de la pared para imitarla y camuflarse, dando como resultado una pantalla de aspecto transparente.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.