Autor: Business Insider Francia

Según un comunicado de prensa del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), los investigadores del instituto han desarrollado una inteligencia artificial (IA) capaz de predecir si es probable que un paciente desarrolle cáncer de mama cuatro años antes de que sea visible.

De acuerdo con un estudio en Radiología, la IA ha conseguido detectar anomalías en las mamografías de pacientes que no podrían haber sido detectadas usando técnicas tradicionales.

Para construir la IA, los científicos del MIT usaron una técnica de aprendizaje profundo con las mamografías de 60.000 pacientes del Hospital General de Massachusetts.

El modelo fue capaz de detectar patrones sutiles en el tejido mamario que podrían ser precursores de tumores malignos.

"Nuestra meta es hacer que estos avances formen parte de nuestro cuidado habitual", dice Adam Yala, uno de los autores de la investigación. "Al predecir quién tendrá cáncer en el futuro, esperamos poder salvar vidas y detectar el cáncer antes de que surjan los síntomas".

Cuanto antes se detecta un tumor, más posibilidades hay de que el paciente sobreviva. Es por ello que es tan importante realizar un diagnóstico lo antes posible.

"Es realmente sorprendente que el modelo funcione igual de bien en personas de piel blanca y negra, lo cual no ocurrió con las herramientas anteriores", ha explicado Allison Kurian a Big Think. "Si se aprueba y se pone a disposición para uso generalizado, podría realmente mejorar nuestras estrategias actuales para evaluar el riesgo".

La IA parece ofrecer también otros avances prometedores en el sector de la salud.

Por ejemplo, los investigadores de Google han desarrollado un algoritmo capaz de detectar 50 variedades diferentes de enfermedades oculares, una de las cuales afecta a alrededor del 50% de las personas con diabetes.

Regina Barzilay, profesora del MIT, agregó que el sistema podría ser utilizado algún día para comprobar si los pacientes tienen un riesgo elevado de padecer otros problemas de salud, incluyendo otros tipos de cáncer o enfermedades cardíacas.

Este artículo fue publicado originalmente en Business Insider