Aunque los más afortunados cuentan con su propio dispositivo para cada miembro de la familia, lo habitual es, al menos, compartir la computadora, y ahí las cuentas de usuario tienen un papel crucial para evitar peleas o accidentes relacionados con la privacidad de cada uno.

Las cuentas de usuarios aparecieron en Windows por primera vez en su versión NT. De ahí a todas las versiones con mayor o menor acierto, en especial en la rama profesional. Pero en la actualidad, Windows 10 está preparado para lidiar con cuentas de usuario locales, cuentas de administrador y de usuario, grupos, permisos, etc. Y si bien puede que algunas de estas opciones no las necesites, seguramente les encuentres utilidad, ya seáis cuatro o veinte quienes compartís computadora o red local.

Repasamos todo cuanto necesitas saber sobre las cuentas de usuario en Windows 10, desde crear una cuenta local a convertirla en administrador, gestionar los permisos, etc.

Crear una cuenta de usuario local

Aunque Windows 10 insiste mucho en que crees tu cuenta de usuario empleando tus credenciales de Microsoft, puedes crear una cuenta de usuario local con independencia de que accedas a diferentes ordenadores o equipos con Windows.

Desde Inicio > Configuración > Cuentas encontrarás la opción para crear una nueva cuenta. En concreto, dentro de Cuentas > Familia y otros usuarios > Agregar a otra persona a este PC deberemos seleccionar la opción “No tengo los datos de inicio de sesión de esta persona” y, a continuación, Agregar un usuario sin cuenta de Microsoft.

Después de esto deberemos indicar un nombre de usuario y una contraseña, una pista para recordar nuestra contraseña si la olvidamos y listo.

Crear una cuenta de administrador

Por defecto, las cuentas creadas son de usuario, pero para gestionarlas todas, así como para configurar determinados aspectos de Windows 10 y de nuestra computadora, necesitaremos una o más cuentas de administrador.

Antes de crear una cuenta de administrador debemos tener en cuenta que esa cuenta solo deberíamos usarla cuando queramos configurar el equipo, no para un uso habitual, como navegar, jugar, trabajar, etc.

Dicho lo cual, desde Configuración > Cuentas > Familia y otros usuarios elegimos una cuenta local y la convertiremos en administrador desde Cambiar el tipo de cuenta.

Más privilegios para las cuentas

Las opciones por defecto de Windows 10 son muy simples para que no nos perdamos en miríadas de funciones o características que tal vez no necesitemos.

Pero si realmente las necesitamos, podemos acceder a ellas abriendo la herramienta Cuentas de usuario. Desde ella podemos crear nuevos usuarios, eliminarlos, cambiar su contraseña y cambiar su grupo para que en vez de un usuario estándar sea administrador, invitado u otra cosa. Cuentas de usuario está disponible desde el menú Ejecutar (Tecla Windows + R) escribiendo control userpasswords2.

Las opciones mencionadas están a la vista. La que seguramente más nos interese será que tiene que ver con la condición de las cuentas. Tras seleccionar una de ellas, pulsamos en Propiedades y en la pestaña Pertenencia a grupos podremos afinar sus privilegios y permisos. En Otro podremos elegir una de las muchas opciones disponibles. Tras elegirla, veremos una breve descripción en la ventana anterior.

Otra manera de gestionar las cuentas de usuario al detalle en Windows 10 es a través de la herramienta Administración de equipos, que encontrarás buscando en el menú Inicio. Sin embargo, aunque la herramienta está disponible para todos, la opción que nos interesa, Usuarios y grupos, no siempre está a nuestro alcance. Dependerá de nuestra versión de Windows 10.