En una serie de tweets, Elon Musk aseguró que Tesla está bajo ataque por la industria de combustible fósil y las grandes empresas automotrices.

"Tesla está afectando intereses muy poderosos. Grandes compañías automotrices y petroleras no son conocidas por su comportamiento dócil. SpaceX está batallando contratistas militares estadounidenses y programas nacionales aeroespaciales. No es una tarea fácil", dijo.

No es la primera vez, en 2016 dijo algo similar, afirmando que "las personas deberían rebelarse contra la propaganda de la industria petrolera, inmensa e implacable".

En otro tweet, el CEO de Tesla explicó que hay una campaña de miedo, incertidumbre y duda impulsada por aquellos que apuestan en contra de Tesla, y que esta ha alcanzado límites insospechados.

Aún así, no todos los reportes negativos sobre Tesla son falsos o parte de una campaña de desinformación como asegura Musk. La compañía está en una época complicada en que al mismo tiempo que necesita crecer rápido, debe de ser más conservador con el gasto. En el que han lanzado un coche más económico que es tan exitoso que podría convertirse en el principal motivo para terminar cerrando o vendiendo a un tercero.

Además la acción de la compañía ha caído a niveles no vistos desde 2016, en gran parte impulsado por especuladores en corto que buscan que el valor de la empresa caiga a mínimos para poder hacer dinero rápido.

Tesla además se enfrentará a otro gran reto en dos años: el lanzamiento del Model Y, que podría convertirse en un vehículo mucho más popular que el Model 3, al ser un crossover, con los posibles problemas de logística a los que se enfrenten al hacer venta directa únicamente.

Leyendas urbanas, mentiras y bulos como aquel supuesto estudio que aseguraba que los coches de diesel generaban menos contaminación que los eléctricos son un ejemplo del inmenso daño que las medias verdades y manipulaciones pueden causar. El origen, sea o no la industria petrolera y grandes marcas vehículos, es verdad que Tesla ha estado bajo ataque en el pasado y bien podría suceder en el futuro.