El grupo de investigación de baterías de Tesla, ubicado en Canadá, ha aplicado una nueva patente que permitiría que las baterías de los coches puedan autoanalizarse y de esa forma evitar que fallen.

La aplicación de la patente fue hecha por el grupo liderado por Jeff Dahn en Halifax, Nueva Escocia, una de las provincias de Canadá cerca de la frontera con Estados Unidos.

Dahn es considerado uno de lo pioneros en el diseño de las baterías de ion de litio y trabajando en la mejora de su eficiencia y efectividad prácticamente desde su invención, incluyendo el incremento en el ciclo de vida de celdas por medio de otra patente que presentó en conjunto con Zhonghua Lu en 2001.

El investigador, después de 20 años trabajando para 3M, empezó sus labores con Tesla formando un grupo bajo el nombre de NSERC/Tesla Canada Industrial Research el cual arrancó operaciones en 2016.

El grupo de investigación ha empezado a dar frutos, y además de otras aplicaciones de patentes hechas meses atrás, han enviado una nueva con la que proponen un método para autoanálisis y autodiagnóstico de las celdas de las baterías para intentar evitar su degradación con el tiempo y así tener mucho más tiempo de vida.

La patente describe el proceso: "Un método implementado por medio de análisis informático que determina la concentración de un componente de electrolitos en una celda de ion de litio. El método incluye instrucciones para capturar el espectro de una muestra del electrolito para generar una señal, con el cual se determina diferentes características y profundizar el diagnóstico por medio de aprendizaje de máquinas".

Uno de los mayores motivos por los cuales las baterías de ion de litio fallan es, justamente, por la degradación de los electrolitos, especialmente con celdas de alto voltaje como los que se usan en los Tesla.

La aplicación de la patente no significa, necesariamente, que se vaya a aprobar, y en caso que suceda, que Tesla la aplique en las celdas de sus baterías, pero es una ventana a un posible futuro donde la vida de las baterías de coches eléctricos sean aún mayores, ofreciendo más valor al cliente final.