Cumpliendo con lo prometido desde el año anterior, Ferrari finalmente ha presentado su primer híbrido enchufable, el SF90 Stradale. El superdeportivo llegará al mercado con un motor de combustión V8 de 780 caballos y 590 libras-pie de torque, y 3 motores eléctricos que en conjunto son capaces de llegar a los 220. Por lo tanto, el coche alcanza un total de 1.000 caballos de potencia y un par máximo de 900 Nm. Es el más rápido de su historia, según señalan los de Maranello.

De acuerdo a la información de la automotriz italiana, uno de los motores eléctricos está ubicado entre la caja de cambios y el motor de combustión, mientras que los dos restantes se encuentran en cada una de las ruedas delanteras. La configuración anterior lo convierte en el primer vehículo de Ferrari con tracción total —en las cuatro ruedas—.

Integra una transmisión de doble embrague de 8 velocidades que, según la firma, es 100 milisegundos más rápida que la del Ferrari 488 GTB, además de pesar 10 kilogramos menos que la transmisión de 7 velocidades que incorporan otros autos de la compañía. El SF90 pesa 1.570 kilogramos, más que un LaFerrari —1.350 kg.—, pero tiene mejor desempeño a pesar de los componentes añadidos.

Es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 2,5 segundos. De hecho, Ferrari lo puso a competir con un LaFerreri en el circuito de Fiorano, donde el híbrido se impuso por 64 metros en una vuelta. Su cronómetro marcó un minuto y 19 segundos, un registro que deja claro su potencial en la pista.

Respecto al rendimiento eléctrico, el SF90 Stradale tiene una autonomía de 25 kilómetros, la cual se logra utilizando únicamente los motores eléctricos delanteros. Su velocidad máxima en esta modalidad de manejo —eDrvive— es de 135 km/h. La batería es de 7,9 kilovatios hora y se puede recargar en 3 horas. No es su apartado más fuerte, pero su principal propósito es funcionar como un complemento que mejora todo.

En el interior también hay cambios significativos respecto a los anteriores modelos de la firma. Destaca la pantalla curva de 16 pulgadas situada detrás del volante. El panel sirve para mostrar la información del coche, del sistema de infoentretenimiento y navegación, todo en un mismo lugar. Además, el volante ha prescindido de la mayoría de botones físicos para apostar por los controles táctiles.

Ferrari todavía no revela el precio del SF90 Stradale, sin embargo, se espera un precio por encima de los 350.000 euros, una cifra superior a la del 812 Superfast.

👇 Más en Hipertextual