Yellowstone es una reconocida región volcánica en los Estados Unidos, en la que a menudo ocurren estallidos de terremotos que de aquí en adelante denominaremos enjambres.

Entre el 2017 y el 2018, miles de pequeños terremotos azotaron el Parque Nacional Yellowstone en los Estados Unidos, y un grupo de investigadores geofísicos sugirieron que podrían ser las réplicas de un terremoto mucho más grande ocurrido años atrás en la zona.

El terremoto de Hebgen Lake en 1959

El 17 de agosto de 1959, un terremoto con una magnitud de 7,2 sacudió de manera violenta el Parque Nacional de Yellowstone durante 30 segundos.

Durante el evento sísmico, se derrumbó la chimenea del comedor en el Old Faithful Inn, el suelo de diferentes áreas del lugar cayó unos 20 pies de profundidad, y el agua subterránea se elevó y bajó en pozos lejanos de Hawai incluso. Además, se registró la muerte de veintiocho personas.

Pequeñas réplicas del terremoto entre el 2017 y 2018

El terremoto de Hegben Lake volvió a sacudir al Parque Nacional de Yellowstone en el 2017, casi 60 años después, en la forma de más de 3,000 pequeños terremotos en el área de Maple Creek. Estos fueron considerados como réplicas, y se registraron en un período comprendido entre junio de 2017 y marzo de 2018, según un estudio realizado por la Universidad de Utah dirigido por Guanning Pang y Keith Koper.

Para Koper, que ocupa el cargo de director de la Universidad de Utah Seismograph Stations, este tipo de terremotos son muy comunes en la zona:

“Estos tipos de terremotos en Yellowstone son muy comunes. Estos enjambres suceden con mucha frecuencia. Este fue un poco más largo y tuvo más eventos de lo normal”.

Investigadores concluyeron que se trata de réplicas del terremoto de Hegben Lake

Los 3,345 terremotos suscitados cerca de Maple Creek, en Yellowstone, resultaron ser un enjambre de réplicas del terremoto de 1959.

Los investigadores estudiaron la “evolución espaciotemporal” de un total de 3,345 terremotos suscitados cerca de Maple Creek, en Yellowstone, en dicho período. Determinaron las ubicaciones precisas de cada uno de ellos y midieron la relación de velocidad en el origen de los mismos.

El estudio fue publicado por la revista Geophysical Research Letters. Este revela que en aproximadamente la mitad de estos pequeños sismos, las ondas sísmicas debajo del parque Yellowstone ondularon a lo largo de la misma línea de falla, y en la misma dirección exacta que las olas del evento de 1959 ya mencionado.

Los resultados arrojaron que la secuencia del enjambre de terremotos de Maple Creek entre 2017 y 2018 es diferente de la de los tres grandes enjambres anteriores. De hecho, este enjambre puede clasificarse como un grupo de réplicas tardías (réplicas de larga vida) del terremoto de 1959 en Hebgen Lake.

Según Koper, las réplicas del evento se esperaban a raíz de un déficit en la cantidad esperada:

“Hay fórmulas para predecir cuántas réplicas deberías ver. Para el lago Hebgen, parecía haber un déficit en la cantidad de réplicas. Ahora que hemos tenido esto, ha igualado las cosas de nuevo a las expectativas originales”.

Descartan que los enjambres resultaran del movimiento del magma

En el estudio se citan los tres enjambres más grandes en los tiempos modernos: en 1985, 2008-2009 y 2010, los cuales fueron provocados por el flujo de fluido magmático en la zona. Al comparar dichos datos con los del cuarto enjambre, también lograron descartar la teoría de que los movimientos sísmicos estuvieran relacionados con el movimiento de magma del supervolcán debajo del parque.

Este artículo fue publicado originalmente en Tekcrispy