Uno de los títulos más importantes de Ubisoft de estos últimos años ha sido la renovación de la franquicia Ghost Recon, que en 2017 nos sorprendía con un mundo abierto impresionante y enorme un cambio en la jugabilidad, que abrazaba más la "fórmula Ubisoft" de The Division y Assassin's Creed: tercera persona para un mundo abierto enorme, lleno de actividades y altamente personalizable en el que perdernos durante horas. Wildlands supuso buen punto de partida que incluso hoy, dos años después, sigue tremendamente vivo y recibiendo contenido.

Y es precisamente este último contenido, que llegaba esta misma semana, el que sirve de punto de partida para la llegada de la secuela de Ghost Recon que, filtraciones de por medio, nos anticipaban una nueva forma de abordar la historia. Ahora es totalmente oficial, y la secuela de esta franquicia de Ubisoft recibe el nombre de Ghost Recon Breakpoint.

El juego deja atrás Bolivia y nos lleva a una isla ficticia mucho más peligrosa, sin cárteles de la droga pero con ex-soldados profesionales que nos pondrán las cosas complicadas y con mucha tecnología del futuro, en la que los drones son los protagonistas, e introduce novedades propias de los juegos de supervivencia, como por ejemplo la posibilidad de que las heridas afecten a nuestro desempeño o la opción de camuflaje en el barro:

Ubisoft ha confirmado que esta vez el entorno y la climatología afectarán enormemente al juego, y podremos utilizando tanto en nuestro beneficio como en un problema de cara al combate. El resto de elementos del juego se mantienen: libertad de movimiento y de afrontar las misiones, la personalización del personaje y de las armas o el uso de todo tipo de vehículos. Además incluirá modo PvP desde el primer día.

El juego llegará a las tiendas de todo el mundo en 4 de octubre de este mismo año, y estamos seguro que con la cercanía del E3 tendremos más detalles de este juego en la conferencia de Ubisoft.