La Comisión Federal de Comercio de los Estados Unidos (FTC) ha demandado a Douglas Monahan, el creador de la mochila inteligente iBackPack cuya empresa está basada en Texas, por presuntamente haber utilizado los fondos recaudados mediante diversas campañas de crowdfunding en gastos personales como la compra de Bictoin.

La denuncia acusa a Monahan de haber engañado a los consumidores de una campaña de financiación colectiva iniciada en 2015 en el sitio Indiegogo para desarrollar, producir las mochilas iBackPack y distribuirlas a partir de marzo de 2016. Para noviembre de 2016, la campaña había recaudado más de 720.000 dólares, sin embargo, el producto no fue entregado.

No obstante, el emprendedor inició una segunda campaña de financiamiento colectivo en marzo de 2016 a través de Kickstarter para producir y distribuir el iBackPack 2.0. Esta segunda campaña finalizó en abril de 2016 tras recaudar más de 76.000 dólares, nuevamente sin entregar el producto prometido.

iBackPack

No conforme, inició otras dos campañas de financiación colectiva en Indiegogo que en conjunto recaudaron un total de aproximadamente 11.000 dólares. Una es MOJO, una bolsa de hombro que incorporaba cables, baterías y otras características. La otra era para supuestamente producir y distribuir el cable inteligente POW, un sistema de cable magnético USB con varias características tecnológicas.

"Hizo una serie de declaraciones falsas a los consumidores sobre el estatus de los productos, así como a los sitios de financiación colectiva para evitar ser expulsado ​​de sus plataformas", señala la FTC en su comunicado de prensa. "A pesar de las reiteradas garantías, Monahan no utilizó las contribuciones recibidas de las campañas de financiamiento colectivo para los productos prometidos.

Gran parte de los 822.000 dólares recaudados, asegura la FTC, fueron usados para fines personales como comprar Bitcoin, hacer retiros en cajeros automáticos, pagar tarjetas de crédito personales, así como esfuerzos de marketing para recaudar fondos adicionales de los consumidores y otros emprendimientos empresariales.

Pese a la queja de los consumidores sobre sus campañas, el emprendedor ignoró las peticiones de reembolso, cerró la empresa y cesó la comunicación con los consumidores. Y, más bien, transfirió el dinero a otras compañías no vinculadas que también administrada él.

Andrew Smith, director de la Oficina de Protección al Consumidor de la FTC, señaló en el mismo comunicado:

Si recaudas dinero mediante financiamiento colectivo, no tienes que garantizar que tu idea funcione, pero sí tienes que usar el dinero para trabajar en tu idea, o espera escuchar de la FTC.