– Abr 23, 2019, 11:00 (CET)

Día Internacional del Libro: las peores adaptaciones llevadas a la gran pantalla

Hoy se celebra el Día Internacional del Libro y por ello hemos creado un TOP 5 de las peores adaptaciones de buenos libros a la gran pantalla.

La literatura y todo lo que ella conlleva se ha convertido en patrimonio cultural e intelectual de cada país, lugar e incluso persona. Suspense, drama, terror o erótica, todo libro es capaz de encajar con algun lector y también ha podido hacerlo con pequeños y grandes magnates del mundo del cine. De esa forma, muchas de estas novelas han acabado llegado a la gran pantalla, regalándonos obras de arte y desastres a partes iguales.

Cine y literatura pueden parecer dos formas de arte totalmente opuestas, pero ha quedado demostrado que está muy lejos de ser la realidad. La libertad y creatividad que ambos reflejan al poder crear nuevos mundos es lo que consigue que unir la esencia de ambas sea un acierto en toda regla.

Hay infinidad de buenas adaptaciones que han conseguido ser películas de culto, como lo son Tiburón, La lista de Schindler y Trainspotting, entre muchas otras. De esa forma, al igual que hemos sido testigos de adaptaciones fidedignas e interesantes, también lo hemos sido de algunos desastres cinematográficos. En la siguiente lista nos metemos de lleno en éstas últimas con un TOP 5.

Cazadores de Sombras (2013)

Este largometraje está basado en una novela publicada y editada en 2007. Cazadoras de Sombras o The Mortal Instruments conseguía incluir una gran mezcla de seres mitológicos en su historia: vampiros, demonios, hombres lobo, ángeles e incluso hadas.

Se lleva a cabo en el Pandemonium, una famosa discoteca de Nueva York. En éste lugar el personaje principal de la novela, conocida como Clary, queda algo prendada de un chico de pelo azul y le sigue hasta que presencia su muerte a manos de tres jóvenes cubiertos de tatuajes.

Desde esa noche, su destino queda unido a estos chicos, más conocidos como Cazadores de Sombras. Clary descubre que se parece a ellos más de lo que esperaba, lo que la traslada a un mundo distopico. Y quizá, precisamente, un mundo es lo que hay entre el libro y la película ya que más que un adaptación, coge elementos centrales de las novelas y los lleva a la gran pantalla de una forma nada precisa y poco entretenida.

El Código Da Vinci (2006)

Al contrario que Cazadores de Sombras, esta novela es una de las más conocidas y vendidas de estos últimos años. Robert Langdon es un experto en simbología que recibe una extraña llamada en mitad de la noche: el profesor Jacques Saunière ha sido asesinado en extrañas condiciones. Junto a su cuerpo sin vida han encontrado varios mensajes aún sin descifrar.

El profesor Langdon es el único capaz de resolver este acertijo y, por suerte para los agentes encargados de ese caso, se encuentra en París en ese momento. Une fuerzas con la criptóloga  Sophie Neveu y descubre que Jacques pertenecía a una sociedad que afirmaba mantener en secreto una información que cambiaría el mundo. Aventuras, huidas, iglesia, Jesucristo o Maria Magdalena son algunos de los temas que se tocan en esta trepidante novela con un gran final.

En su adaptación este final tan satisfactorio y sorprendente acaba en un segundo plano, dándole la vuelta de una forma nada astuta y acertada. Si bien es cierto que la primera hora y media del largometraje es bastante bueno y fiel, el desenlace tan cambiado consigue su entrada en esta lista.

Percy Jackson (2010)

Estas novelas, especialmente dirigidas a un público juvenil, han sido traducidas en más de 30 idiomas. La mitología vuelve pero esta vez afecta al que parece ser un chico normal. Percy Jackson se encuentra viviendo en pleno siglo XXI cuando descubre que es un semidios –hijo de un humano y un Dios–.

Percy sufre dislexia y ha sido expulsado de infinidad de colegios cuando es consciente de quién es realmente. No lo acepta en un primer momento, sino que solo confía en la veracidad de esto cuando los dioses del Olimpo revelan quien es su padre. La sorpresa se esfuma cuando le confiesan que debe descubrir quién ha robado el rayo de Zeus.

Uno de sus 45 millones de ejemplares vendidos llegó a las manos de algún productor de Hollywood que decidió llevar esta historia a la gran pantalla. Dirigida y producida por el archiconocido Chris Columbus, el guion se aleja muchísimo de los libros y lleva a cabo lo mismo que Cazadores de Sombras: coge su trama central y la expone de una forma muy diferente.

Mary Poppins (1964)

El filme está basado en las novelas de la ya fallecida P. L. Travers, quien publicó la historia de la niñera más famosa de la historia del cine en 1934. La adaptación encajó perfectamente en el público general pero no gustó en absoluto a su creadora, lo que le da un lugar importante en esta lista.

Cuando se celebró la premiere en Nueva York, 1200 personas se levantaron de sus asientos ovacionando la cinta y su historia durante varios minutos. Mientras tanto Travers se volvió a sentar, escuchando aplausos por todos lados y dejando caer algunas lagrimas. Para desgracia de los creadores y los fans estas lagrimas no eran producto de la emoción de ver su obra en la gran pantalla, eran por la decepción que esto le causó.

La bibliógrafa de la escritora afirmo que le dijo a un colaborador de The New York Times que la película iba en contra del alma de los libros, que era simplemente una extravagancia colorida, lo más lejos posible de la verdadera magia.

La saga Millenium

Esta serie de novelas tiene en su haber 6 partes —3 escritas por Stieg Larsson y dos por David Lagercrantz—  y en su gran mayoría, la adaptación cinematográfica no consigue ser buena. La primera entrega se centra en el periodista Mikael Blomkvist. Tras difamar a un billonario es condenado a prisión y antes de terminar su condena busca escapar de ésta. Acto seguido es contratado por un gran magnate bajo la excusa de escribir una biografía de su familia pero su intención es otra: su sobrina desapareció y está ansioso por saber qué pasó.

La extensión de los libros forman parte de la esencia de éstos; no son fáciles de leer y por su puesto es muy difícil hacerlo en un día. A pesar de que se han hecho varias adaptaciones, tantísimos detalles son imposibles de exponer en un largometraje, algo que sí hubieran conseguido en una serie. 

La historia original de Los hombres que no amaban a las mujeres es intrigante y adictiva, sin embargo el mimetismo de la novela se pierde con la ejecución rápida y atropellada de la historia en la pantalla. En esta hay misterio, en el resto, sucesión de hechos y alguna sorpresa. En los libros se toman su tiempo con los detalles pero consigue atrapar al lector como jamás podría hacerlo una de las películas de la saga. Quizá su versión americana sea la única que se salve un poco.

El Día Internacional del Libro se celebra en más de 100 países y hemos querido rendirle un homenaje a estas grandes historias que, por desgracia, no han conseguido cuajar en la gran pantalla. Por suerte, los millones de lectores que estas historias tienen en su espalda son conscientes de que hay una gran historia plasmada en el papel y que la imaginación hará su mejor trabajo.