La novena temporada de The Walking Dead llegó a su fin. Si bien las críticas han sido positivas, los índices de audiencia continúan cayendo, incluso han alcanzado su punto más bajo desde el estreno en 2010. Existen varios motivos que han generado esta situación; uno de ellos, sin duda, fue la salida de Andrew Lincoln y Lauren Cohan, quienes interpretaban a Rick Grimes y Maggie, respectivamente.

Lo anterior ha generado dudas sobre la participación de Norman Reedus, otro de los actores más importantes. Sin embargo, el actor prefirió salir a aclarar su futuro en The Walking Dead para prevenir cualquier especulación. En entrevista para Entertainment Tonight Canada, Reedus afirmó que no tiene planes de abandonar la serie.

"No quiero ir a ningún lado. Quemaré todo ese estudio si se deshacen de mí", ironizó el actor. No obstante, también mencionó que este tipo de decisiones no siempre dependen de ellos, sino de AMC. Los productores pueden decidir terminar con un personaje, o simplemente no llegar a un nuevo acuerdo contractual, como fue el caso de Danai Gurira (Michonne).

Tras el gran número de muertes que han ocurrido en las últimas temporadas, Reedus fue cuestionado sobre cómo le gustaría morir en The Walking Dead; claro, suponiendo que la historia lo llevara a un trágico final: "Siempre dije que me gustaría caminar hacia la puesta del sol con un perro, pero ahora hay mucha gente que está haciendo eso, así que no sé. No sé cómo me gustaría morir. No quiero morir nunca, así que no quiero exponerlo o darle ideas a nadie".

La mayoría de espectadores creía que Daryl se convertiría en el personaje principal tras la partida de Rick. Sin embargo, AMC apostó por repartir el protagonismo entre todos los personajes. La novena temporada, aunque resolvió algunas inquietudes de los fans, también generó otras preguntas que deberán responderse en la décima temporada.

👇 Más en Hipertextual