El pasado mes de diciembre conocíamos que Microsoft trabajaba para rehacer desde cero su navegador Edge y adaptarlo a Chromium, la plataforma bajo la que corre el navegador más popular del mundo y que ahora lo hará también por las venas del de la compañía de Redmond. Hoy comienza a estar disponible para las pruebas en los entornos de desarrollo.

Según recogen en The Verge, tanto los equipos de Google como los de Microsoft han estado trabajando para que la transición a este sea llevada a cabo de la manera más apropiada, adaptando los procesos de Chromium en la medida de lo posible para que el nuevo navegador pudiera desempeñar sus funciones sin problema alguno. "Estamos trabajando directamente con los equipos de Google y la comunidad de Chromium en este trabajo y apreciamos los debates abiertos y colaborativos", afirman desde la empresa.

Un nuevo comienzo

La llegada de Chromium a Edge es un gran paso para Microsoft a la hora de elevar su navegador a los estándares de la industria y poder ofrecer una experiencia cualitativa que ayude, esta vez sí, a borrar de la memoria todos los infames años en el que su software por defecto quedaba penosamente por detrás de la competencia. La estabilidad, fiabilidad y experiencia de usuario serán algunos de los pilares de esta nueva aproximación, que contará también con extensiones de Chrome.

Será a lo largo de este 2019 cuando lo veamos hecho realidad y podamos experimentar un Edge con el que no se eche en falta recurrir a un navegador externo. Puede probarse desde la página dedicada a los desarrolladores de Microsoft.