A día de hoy tendríamos muy fácil emular los efectos de la famosa cara derretida de Indiana Jones: Raiders of the Lost Ark, uno de los momentos más icónicos de la trilogía original de India Jones, utilizando CGI y animación por ordenador, pero en 1981 las cosas eran un poco más complicadas. Durante el rodaje de Indiana Jones, la mayoría de los efectos sobre los personajes están hechos a mano, y lo cierto es que bastante revelador ver cómo se las ingeniaban para emular este tipo de situaciones.

Ahora, gracias a la gente de Behind de Scenes en YouTube, han querido compartir algunos detalles importantes de cómo se hizo esa famosa escena, el proceso creativo del equipo de efectos especiales (de la compañía de Industrial Light & Magic.) que siguieron para crear ese momento al final de la película del arqueólogo más famoso del mundo. Como podemos ver a continuación, todo el proceso se hizo utilizando moldes con diferentes capas y derritiéndolo manualmente con sopletes, grabado en tiempo real para luego ser acelerado en postproducción y altenernando diferentes modelos para componer toda la escena.

En total se utilizaron varias simulaciones combinando gelatina y un modelo de yeso, con la forma de la cabeza del actor Ronald Lacey, a una lámpara calorífica: El documental, aunque corto, no tiene desperdicio, y lo cierto es que cualquier fan de la franquicia de Indiana Jone hará las delicias de ver este tipo de material.

Generalmente, y a no ser que tengamos acceso a la ediciones especiales y masterizadas de la trilogía, son escenas que suelen verse, pero que ahora gracias a YouTube nos podemos hacer a la idea de que, aunque cualquier tiempo pasado no siempre es mejor, era mucho más complicado que la animación actual de croma, CGI y VFXs.