Autor: Isobel Asher

Donald Trump no es nada fan de los coches sin conductor, según publica Axios.

Cuatro fuentes diferentes han asegurado a Axios que han escuchado de la boca de Trump sus dudas sobre los vehículos autónomos en diferentes conversaciones, en las que a veces plantea escenarios en la que los coches pierden el control.

"Sabes cuándo está contando una historia, y lo sabes por los movimientos que hace con las manos", explica una de las fuentes que ha visto a Trump planteando uno de estos escenarios. "Él dice: '¿Te imaginas que estás sentado en el asiento de atrás y de repente el coche empieza a dar tumbos de un lado al girar una calle sin que puedas parar la puñetera cosa?'".

Otra fuente dice que el presidente de os Estados Unidos es un "escéptico de los coches autónomos". Axios dice que Trump ha descrito esta tecnología como una "locura".

Una tercera fuente habría oído hablar a Trump sobre el tema en su club de golf en 2017. Otro miembro de ese club estaba realmente emocionado al haberse comprado un nuevo Tesla y Trump le dijo: "Sí, eso está bien, pero nunca me subiría a un coche que se conduce solo... No me fío de que un ordenador me lleve de un lado para otro".

El presidente también le dijo a Elon Musk durante una reunión en la Casa Blanca celebrada en 2017 con varios CEO que él prefería los coches tradicionales a la función del piloto automático de los Tesla.

Recientemente, durante el festival South by Southwest (SXSW) la secretaria de Transportes de la Administración Trump, Elaine Chao, anunció la creación de un nuevo grupo para apoyar la "tecnología emergente de transporte", incluyendo la de los vehículos autónomos.

Sin embargo, una fuente le ha explicado a Axios que Donald Trump podría acabar siendo persuadido para hacer más hostil el panorama regulatorio para los vehículos autónomos, o como él los llama "trampas mortales fuera de control".

Este artículo fue publicado originalmente en Business Insider