Oculus anunció oficialmente el Oculus Rift S, la próxima versión de su casco de realidad virtual. El nuevo modelo llega a sustituir al Rift y cuenta con dos características principales: mayor resolución y una serie de cámaras ubicadas en el interior para realizar seguimiento de los movimientos sin necesidad de usar sensores externos.

En términos de especificaciones encontramos resolución de 2560 x 1440 pixeles, equivalentes a 1280 x 1140 px por cada ojo. Las cinco cámaras son conocidas como Oculus Insight y llegan a sustituir a los sensores externos montados sobre las gafas que se incluyen en la primera versión del Rift, lanzada en 2016.

Las cámaras de Oculus Insight son capaces de detectar la posición y movimiento de las manos y el cuerpo. Otra característica es que el Rift S cuenta con una opción que permite ver tu entorno sin necesidad de remover el casco. Esto resulta útil para configurar el entorno en donde usarás el casco por medio de la herramienta Guardian.

El Rift S también incluye dos mandos Oculus Touch que ofrecen seis grados de libertad para moverse en entornos de realidad virtual. El casco ha sido rediseñado y cuenta con una banda para la cabeza, similar a la que vemos en otros modelos, como la PlayStation VR. Oculus dijo que ha colaborado con Lenovo en el diseño del nuevo modelo.

El Oculus Rift S es más sencillo de configurar

El nuevo casco de realidad virtual de Oculus se conecta al computador por medio de un cable. De acuerdo con Jason Rubin, vicepresidente de Oculus, la versión anterior del Rift era complicada por el exceso de cables y configuración, es por eso que se buscó facilitar las cosas. En algún momento se intentó desarrollar un Rift inalámbrico, sin embargo, la tecnología todavía no está lista.

Con el Rift S, Oculus ofrece una versión de realidad virtual robusta para los entusiastas que cuentan con un PC preparado para ejecutar la realidad virtual. Para los que busquen una experiencia más casual está Oculus Quest, un modelo que realiza todo el poder de procesamiento en las gafas y que cuenta con opciones similares a las de su hermano mayor.

Jason Rubin confirmó que los dos cascos serán compatibles con la biblioteca de contenido y contarán con jugabilidad cruzada. "Si en algún momento decides pasar del Quest al Rift S, mantendrás tu biblioteca de juegos intacta", confirmó el VP de Oculus. En el caso del Rift S, también existe retrocompatibilidad con los juegos y aplicaciones lanzadas para su versión anterior.

Oculus dijo que el Rift S estará disponible durante la primavera de este año a un precio de 400 dólares, aunque no especificó la fecha exacta. Como dato adicional, el precio será el mismo para el Quest.

Dínamo

Dínamo es el nuevo podcast de Hipertextual donde hablamos, discutimos, analizamos y nos obsesionamos con Apple.