Uno de los beneficios que la tecnología nos ha brindado es el acceso a información fiable de forma inmediata. Tal es el caso de Meiyu, uno de los chatbot de comprobación de hechos más avanzados. Desde diciembre pasado, ya es posible añadir a este "robot anticuñados" en grupos de chat como WhatsApp en Taiwán. Pero su llegada no ha estado libre de polémica, pues ¿qué pasa cuando corrige a una madre frente a sus hijos o al típico cuñado que cree saberlo todo?

Eso fue lo que le ocurrió a Brenson Chen, de 31 años de edad, cuando decidió agregar a Meiyu al chat de su familia. Según relata el Wall Street Journal (WSJ), su madre publicó un aviso de salud con consejos de hidratación para la temporada de gripe e inmediatamente el chatbot respondió: "Eso es un rumor. Internet tiene mucha información sobre el agua potable. Los doctores dicen que no todo es creíble."

Creado por desarrolladores taiwaneses, este robot basado en inteligencia artificial está diseñado para intevenir en tiempo real cuando detecta publicaciones sobre noticias, señalando los errores fácticos e interpretaciones alternativas. Esta versión es incluso más avanzada de las que están disponibles en otros países como Brasil o Indonesia, pues aún no son capaces de intervenir en una conversación.

Meiyu se ha vuelto muy popular en Taiwán, donde se basa en un recurso de verificación de datos de código abierto llamado CoFacts. En la aplicación de mensajería japonesa Line, que cubre aproximadamente el 90% del mercado de mensajería móvil en este estado insular de China, actualmente tiene más de 110.000 usuarios. Sin embargo, el chatbot no ha logrado seguir las tradiciones chinas de etiqueta sociales en estos grupos, donde normalmente hay varias docenas de miembros de la familia extendida.

Corregir abiertamente a uno de los familiares mayores, como a la madre de Chen, es simplemente un comportamiento mal visto. Después de haber escuchado este tipo de retroalimentación sobre Meiyu, Carol Hsu, la desarrolladora de la aplicación, dijo que está intentando hacer que los pronunciamientos del bot suenen más conversacionales a diferencia de sus simples: "Falso". También ha implementado una autointroducción para cada vez que el robot es añadido a un chat grupal.

Por supuesto, hay quienes están complacidos de que al menos un bot este corrigiendo a la gente al no poder hacerlo ellos mismos. Según reporta WSJ, Melissa Edmons es una de estas personas. La estadounidense de 32 años está casada con un taiwanés y asegura que su suegra compartía consejos dudosos de diversos asuntos todo el día en el chat familiar hasta que su cuñado añadió a Meiyu en diciembre pasado. Desde entonces, la señora fue corregida en prácticamente la mitad de los cosas que compartía, tras lo cual dejaba de publicar varias horas.

No obstante, Meiyu no ha sido tan afortunada en otros chats, donde ha sido sacada por los miembros del grupo que ven su presencia como una amenaza a su privacidad, o bien, se sienten insultados por sus correcciones. De acuerdo con su desarrolladora Hsu, el robot no está diseñado para recopilar datos personales de los usuarios.

Dínamo

Dínamo es el nuevo podcast de Hipertextual donde hablamos, discutimos, analizamos y nos obsesionamos con Apple.