Distraerse delante de la computadora es lo más fácil del mundo. Abres Word y al instante entra un correo electrónico, recibes un mensaje de Skype o Telegram o simplemente te da por abrir YouTube, un momento nada más, y tras ver cinco o seis vídeos te das cuenta de que ha pasado una hora.

Y es que una máquina pensada para hacer de todo resulta ser un generador de distracciones, por lo que si se nos da mal concentrarnos, es posible que tengamos un problema si necesitamos enfocarnos en una tarea importante.

Hay mucha literatura, blogs, podcasts y vídeos que tratan este tema, con multitud de soluciones para estar centrados en nuestro trabajo. Por su parte, Microsoft ofrece unos sencillos consejos pensados para trabajar con Windows 10 evitando las principales distracciones.

Animaciones, fondos y demás distracciones

Cada nueva versión de Windows ha intentado aprovechar las capacidades técnicas de las computadoras del momento, y esto implica introducir animaciones, transparencias, sombreados, fondos de gran calidad y demás lindezas gráficas.

Pero esto puede ser una distracción visual, por lo que convendría aplicar una capa de minimalismo a Windows. Para ello, el consejo de Microsoft consiste en acudir a Inicio > Configuración > Accesibilidad > Pantalla y pasearnos por Simplificar y personalizar Windows.

Básicamente deberemos desactivar animaciones, transparencias y la imagen de fondo. El resto podemos dejarlo igual.

Parece una tontería, pero con estos cambios lograremos concentrarnos más en lo que estamos haciendo. Sigamos.

La barra de tareas

Junto al escritorio, la barra de tares es el segundo elemento de Windows al que prestamos más atención. Del escritorio hemos quitado el fondo, ahora toca cambiar algunas cosas en la barra de tareas.

Para empezar, Microsoft nos recomienda decidir qué iconos mostrar en la barra de tareas. Para ello deberemos ir a Inicio > Configuración > Personalización > Barra de tareas. Ahí podemos activar opciones interesantes, como que la barra se oculte automáticamente, usar los botones pequeños para que ocupen menos espacio en pantalla..

Y en el apartado Área de notificación tendremos la posibilidad de mostrar u ocultar iconos en la barra de tareas. Entre esos iconos es posible ocultar también el reloj y la batería.

Silenciar las notificaciones

Tercer elemento a combatir, las notificaciones. En este sentido, Microsoft ha creado un Asistente de concentración que encontraremos buscando desde el menú Inicio. Por defecto está desactivado, pero tiene dos opciones de activación: Solo prioridad o Solo alarmas.

Al igual que ocurre con las notificaciones de tu smartphone, con Solo prioridad podemos definir una lista de prioridades, pulsando en Personalizar la lista de prioridades, y así recibir solamente las notificaciones que coincidan con esos parámetros. Y si solo queremos ser molestados con recordatorios y alarmas, podemos optar por Solo alarmas.

Otra posibilidad es configurar un horario para no ser molestados. Dentro del Asistente de concentración, en el apartado Reglas automáticas, activamos la opción Durante estas horas y definimos cuándo empezar, cuándo terminar, si será diario, durante la semana o el fin de semana, y si queremos que se silencie todo o solo lo que no sea prioritario.

Por último, desde Inicio > Configuración > Sistema > Notificaciones y acciones es posible configurar qué aplicaciones mostrarán notificaciones y de qué tipo: banners y/o sonidos. Además, dentro de cada notificación podemos personalizar su comportamiento en el Centro de actividades.

El menú Inicio

El menú Inicio de Windows 10 cuenta con iconos dinámicos que se actualizan mostrando contenido en tiempo real, como noticias de última hora, la previsión meteorológica, la próxima película o serie de estreno o los mensajes de correo electrónico recibidos.

Si hacemos clic derecho en esos iconos, desde Más > Desactivar icono dinámico haremos que ese icono deje de distraernos con constantes novedades.

Más consejos para evitar distracciones

Además de estos consejos, fáciles de seguir, podemos añadir alguno más para evitar distracciones mientras trabajas en Windows 10 o realizar alguna tarea importante.

Un consejo muy simple es el de trabajar exclusivamente con la aplicación que necesitamos, es decir maximizar su ventana para ver únicamente el editor de texto, el navegador web o la herramienta que usemos en ese momento.

Y en caso de necesitar dos a la vez, podemos colocarlas una al lado de la otra. Basta con arrastrar la segunda ventana al lado izquierdo o derecho de la pantalla. Así se dividirá el escritorio en dos. Eso sí. No abuses de esta opción porque si colocamos demasiadas ventanas a la vez y la pantalla no es muy grande, será una molestia más que una ayuda.

Evitar distracciones no es una ciencia exacta, pero con los consejos que hemos visto lo tendremos más fácil para concentrarnos.