Tesla ha emitido este jueves una actualización de software que llevará a los vehículos de la compañía dos nuevos modos muy requeridos por los propietarios durante los últimos tiempo. Se trata del Modo Perro y Centinela, destinados ambos a mejorar las funcionalidades del coche cuando este se encuentra aparcado.

Viajar con un perro en el coche puede significar que, en determinados momentos, este se tenga que quedar a solas en el vehículo mientras el dueño sale a realizar determinadas gestiones. En los meses de calor, muy especialmente, esto puede suponer un problema, dado que los coches alcanzan elevadas temperaturas cuando se encuentran expuestos al sol. Para estas y otras ocasiones, Tesla implementa ahora el Modo Perro (Dog Mode).

Esta opción permitirá al dueño del coche, siempre que así lo desee, configurar una temperatura concreta mientras él se encuentra fuera para que la mascota se encuentre cómoda en su interior. Mostrará, además, un mensaje en la pantalla central avisando de que volverá pronto y de que el aire acondicionado se encuentra activado, de forma que los transeúntes que pasen al lado del coche y vean al perro en su interior no se preocupen por su estado e intenten auxiliarlos.

Un vehículo a prueba de vandalismo

Añadido al Modo Perro se encuentra también el Centinela que, como su propio nombre indica, tiene el cometido de salvaguardar el coche ante posibles agresiones del exterior. Con la nueva actualización, y activando de manera explícita esta opción, el vehículo se mantendrá alerta ante posibles amenazas a través de los sensores del mismo.

De detectar una leve amenaza, como una persona apoyada en el vehículo, este comenzará a mostrar mensajes en la pantalla principal alertando a la persona o personas de que las cámaras se encuentran grabando. Si en lugar de amenaza es una agresión directa, como la rotura de una ventanilla, el coche activará la alarma, aumentará el brillo de la pantalla y comenzará a reproducir música al máximo volumen.

Tesla apunta que si el coche entra en modo "alarma", el dueño recibirá una alerta en su teléfono móvil avisando de que ha ocurrido un incidente. Todo lo grabado por las cámaras podrá, además, ser descargado a un USB siempre y cuando este se encontrase conectado antes de activar el Modo Centinela.

Esta actualización estará disponible a partir de hoy para los Tesla Model 3 en Estados Unidos y próximamente para los Model S y X comprados a partir de agosto de 2017. La compañía no ha especificado una temporalidad concreta para su llegada al resto de países.