Actualmente, basta dar una pasada por los distintos canales de televisión para darse cuenta de que la programación está llena de reality shows de diversas índoles. Desde programas de supervivencia al desnudo hasta programas que siguen la dinámica familiar de personajes famosos, en la actualidad es difícil escapar de los reality shows.

Al respecto, un equipo de investigadores sugiere que este tipo de programas podrían tener consecuencias para la salud mental de las personas. En este sentido, si bien se encontraron algunos efectos que podrían considerarse como positivos, en líneas generales, los reality shows podrían tener una influencia negativa sobre la vida de las personas, especialmente en adolescentes y niños.

Los reality shows podrían tener efectos negativos sobre la salud mental

Muchas personas dedican parte de su tiempo a ver reality shows como una forma de escapar de sus problemas cotidianos. Sin embargo, otras personas pueden llegar a obsesionarse con este tipo de programas.

A fin de analizar los efectos de ver reality shows, un equipo de investigadores encuestó a 1.100 niñas de entre 11 a 17 años respecto a sus hábitos de ver televisión y algunos aspectos relacionados a su vida cotidiana.

Tras esto, curiosamente, se descubrió que las niñas que veían reality shows con bastante frecuencia, tenían altos niveles de autoestima y habían desarrollado altos estándares en lo que respecta al respeto que debe existir en el marco de una relación de pareja.

Sin embargo, también se encontraron efectos negativos con respecto a este tipo de programas. En un principio, se observó que las niñas que consumen frecuentemente este tipo de contenidos le otorgaban un gran valor a la apariencia física por encima de otras cualidades humanas.

Esto, a la larga, podría significar el desarrollo de problemas asociados a la imagen personal. En la misma línea, se evidenció que las participantes que observaban reality shows de belleza, muestran una mayor disposición a realizarse modificaciones corporales que podrían tener consecuencias negativas, como bronceados exagerados en camas solares.

De hecho, se observó que estas niñas se mostraban más dispuestas a realizarse cirugías estéticas en el futuro. Igualmente, muchas de estas niñas mostraron una tendencia a comprometer sus valores por ganar fama, si fuese necesario.

Por otro lado, se evidenció que las personas se vuelven más agresivas luego de ver programas en los que se presentan relaciones enmarcadas en actos violentos, como la intimidación y la manipulación. Sobre la base de esto, los investigadores sugieren que los reality shows podrían no ser tan inofensivos como se piensa.

espionaje

¿Debemos limitar el acceso de niños y adolescentes a reality shows?

Más que limitar el acceso a este tipo de programas, se recomienda a los padres acompañar a los jóvenes para guiarlos respecto a lo adecuado o inadecuado de los reality shows.
A modo de síntesis, se descubrió que, si bien las niñas que ven reality shows constantemente tienen niveles altos de autoestima, a la larga, estos programas pueden asociarse al desarrollo de importantes problemas psicológicos.

En este caso, los personajes presentados en estos programas modelan el comportamiento de los espectadores. De esta manera, si los personajes muestran comportamientos inadecuados, como conductas agresivas, es probable que quienes consumen este tipo de contenidos se comporten de forma similar. Esto cobra especial importancia en el caso de niños y adolescentes, pues están en un periodo crítico para el desarrollo de su personalidad.

Por tanto, los investigadores sugieren que, en lugar de limitar completamente el acceso a este tipo de programación, los padres deben acompañar a sus hijos y explicarles lo adecuado e inadecuado de lo que acaban de observar, haciendo énfasis en los valores y principios familiares.

Finalmente, los padres deben hacer énfasis en las diferencias entre la vida real y los reality shows. Específicamente, resulta importante hacer ver que, en la mayoría de los casos, más que situaciones reales, se presentan puestas en escenas diseñadas para captar una mayor cantidad de espectadores.

Este artículo fue publicado originalmente en Tekcrispy