Qualcomm ha anunciado este lunes la llegada de sus primeros procesadores para móviles con conectividad 5G integrada. La firma de San Diego ha aprovecha así el inigualable marco del MWC 2019 para hacer uno de sus anuncios más esperados, dado que hasta el momento esta conectividad requería de un chip dedicado –X50 o el más reciente X55– para poder ofrecer las prestaciones que buena parte de los fabricantes consideran clave a día de hoy para sus futuros buques insignia.

Cristiano Amon, CEO de Qualcomm, resume así el movimiento:

La integración de nuestras innovadoras tecnologías de procesamiento de aplicaciones y módem multimodo 5G en un solo SoC es un paso importante para hacer que el 5G esté más disponible en todas las regiones y niveles siguiendo la ola de dispositivos 'flagship' 5G de los más de 20 OEM y 20 operadores móviles que se han comprometido a lanzar redes 5G y teléfonos móviles basados en nuestros módems 5G este año.

El primero de un nuevo abanico

Desde Qualcomm aseguran que este es solo el primer paso del fabricante en este ámbito y que buena parte de sus esfuerzos se concentrarán ahora en hacer más capaz la tecnología en el mínimo espacio físico posible. A medida que la implantación del 5G se produzca, junto los nuevos diseños y requerimientos de los smartphones, esto será fundamental conseguir alcanzar las necesidades del mercado.

Estos nuevos procesadores contarán con la función –ya disponible en los actuales módems X50 y X55– 5G PowerSave, que permite conseguir un desempeño óptimo sin comprometer la autonomía de los terminales. Qualcomm comenzará a mostrar a sus clientes el nuevo Snapdragon 5G a finales de este mismo año, esperando que su implantación en dispositivos comerciales se produzca en la primera mitad de 2020.