– Feb 18, 2019, 12:05 (CET)

Metro Exodus para PC con ray tracing y DLSS, a prueba

Es uno de los juegos más esperados del 2019. Tras probarlo y analizarlo en PlayStation 4, es interesante también echarle un vistazo a la versión para PC donde cuenta con soporte a las nuevas tecnologías de Nvidia: el trazado de rayos y el antialiasing mediante inteligencia artificial o DLSS.

Sin entrar en las aventuras de Artyom por una Rusia postnuclear y su desarrollo –en el que ya nos centramos en el análisis para consola–, nos enfocamos ahora en el aspecto más técnico de la mano de una de las tarjetas gráficas para esa nueva gama media de Nvidia con mayor despliegue de medios, la RTX 2060.

De nuevo, el equipo utilizado para las pruebas es una torre de formato compacto junto a un Intel Core i5 6600K a 4,4 GHz, 16 GB de RAM DDR4 y la citada tarjeta gráfica como componentes principales. Veremos también qué tal se comporta esta tarjeta tanto en rendimiento convencional como con estas dos nuevas características de momento propias de Nvidia, ray tracing y DLSS –o Deep Learning Super Sampling–. Para algo más de información sobre qué son estas características o cual es su objetivo principal, puedes pasarte por el análisis de la RTX 2060 y su tecnología.

El rendimiento convencional

Este es un test simultáneo tanto a Metro Exodus como a la propia tarjeta gráfica de Nvidia en sus primeros días en el mercado. En ellas nos centramos en las características más convencionales, usando el motor DX12 y el juego en su configuración más ambiciosa pero siempre sin salirnos de los presets preestablecidos por 4A Games y Nvidia. Concretamente, se mantendrá el modo Ultra, sin ningún ajuste adicional activado.

Aunque Metro Exodus cuenta con un benchmark integrado en el juego, el rendimiento no es siempre similar entre este tipo de modos y el gameplay habitual. Por tanto, todas las cifras a continuación se refieren a mediciones que se han realizado durante el juego, repitiendo una misma secuencia de un minuto de duración en el modo historia para las diferentes resoluciones y ajustes.

Como vemos, el rendimiento del equipo es más que suficiente para jugar de forma holgada a 1080 e incluso 1440p. Si nos adentramos en el juego 4K ya se complica algo más, dado que las caídas de frames están también ahí y en un shooter no son muy agradables, pero sería jugable.

El impacto de Ray Tracing y DLSS

Metro Exodus está entre los primeros títulos con ray tracing y DLSS activado. Hasta ahora sólo estaba disponible ray tracing en el Battlefield V, que añadió soporte a DLSS también hace unos días. Continuando con la parte más puramente técnica y atendiendo a los datos, veamos cómo afecta activar estas características al juego con esta nueva gama media gráfica de Nvidia, quien afirma estar trabajando mano a mano con 4A Games para implementar estas características.

De nuevo, probamos el juego a sus ajustes máximos dentro de su preset 'Ultra' pero sin activar más que el propio trazado de rayos o DLSS donde corresponde. Unos apuntes iniciales:

  • No es posible activar, al menos de momento, DLSS sin activar ray tracing. Es por esto que no podemos optar a los beneficios en términos de rendimiento del nuevo antialiasing de Nvidia sin impactarlo también en el sentido opuesto mediante su nueva iluminación mejorada.
  • Al menos en la RTX 2060, no es posible activar el DLSS en 4K. Nvidia nos cuenta que esta limitación viene dada por la propia tarjeta gráfica. Además, en su web establece un esquema de a qué resoluciones se consigue la mejor experiencia con estas características activadas y jugando en Ultra:

    • 1080p: RTX 2060 y 2070

    • 1440p: RTX 2080

    • 4K: RTX 2080 Ti

  • Hay algunos problemas de rendimiento, como que se activa el Vsync en algunas resoluciones (1440p en mi caso) al dejar el juego en segundo plano aunque esté desactivado. Nvidia reconoce que este Alt + Tab todavía no funciona como debería, y están trabajando en ello.

Al margen de estos detalles, veamos cómo impacta al rendimiento activar estas características en las distintas resoluciones:

Como vemos, activar ray tracing es hasta más doloroso que dar un salto en la resolución. Por suerte, activando DLSS recuperamos parte de este rendimiento perdido, que llega a superar en estas pruebas el 50%. De acuerdo a las indicaciones de Nvidia, no consigue sostener los 60 fps más allá de 1080p, por lo que para jugar con estas características activadas de una forma holgada en resoluciones más altas toca recurrir a tarjetas más potentes –y más caras–.

El apartado visual

Pero la gran pregunta es si ese gran coste en rendimiento –pasar de 130 a 85 fps en 1080p, o de unos sobrados 91 a unos justos 55 en 1440p– merecen realmente la pena en este Metro Exodus. Veamos algunas imágenes para salir de dudas.

Como vemos, la diferencia puede ser muy sutil en algunos escenarios, pero está ahí. El trazado de rayos supera por concepción a la oclusión ambiental y proporciona iluminaciones más físicamente realistas y potentes, aunque en ocasiones cueste verlas. Si nos fijamos en la imagen superior, vemos que en el tren se aumenta el contraste con su interior, que se oscurece. Esto es algo transversal al juego: las zonas más escondidas se oscurecen.

Aún así, quizás no es suficiente en muchas escenas para ver claramente cuál es el modo en el que la iluminación es mejor. Haciendo pruebas a ciegas con la imagen superior y un par de jugadores habituales, ambos fallaban al reconocer cual era la imagen con RTX activado.

De nuevo en esta imagen vemos que la iluminación enriquece la luz no directa, que ilumina el barril por su lado izquierdo. Aun así, no parece que la mejora sea tan sustancial.

En cuanto al DLSS, el rendimiento es relativamente similar al antialiasing convencional, y 'regala' rendimiento por lo que es muy bienvenido en todos los juegos que lo soporten. En Metro Exodus confirmamos esta ganancia que puede ser fácil del 25-30% respecto a la activación únicamente de ray tracing. Desde Nvidia siguen entrenando el modelo, por lo que será cada vez más certero evitando artefactos, y ya ha lanzado su primera actualización para él.

Si bien mi compañero Alberto destacaba en su análisis para consola la calidad técnica del nuevo título de 4A Games, no encaja con mi sensación jugando en PC un buen rato a 1440. Da la sensación de que el texturizado se queda algo atrás y que el juego en sí necesita más atención al detalle, por mucha nueva tecnlogía que incluyan.

Sin duda el ray tracing y el DLSS han llegado para quedarse y son parte del futuro del videojuego, no tengo duda. Todavía, eso sí, ni tienen ese soporte amplio en juegos triple A, ni este es tan impresionante en Metro Exodus como puede parecer el algunas demos a la hora de jugarlo.