Investigadores del Instituto Politécnico Nacional (IPN) en México han desarrollado una cura para el Virus del Papiloma Humano (VPH), una de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) más frecuentes, así como una de las causas más comunes del cáncer cervical en mujeres.

El equipo de científicos de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB), liderado por Eva Ramón Gallegos, comprobó a través de estudios moleculares la eliminación del 100% del VPH en el cérvix uterino de 29 mujeres después de una terapia fotodinámica.

Esta técnica es no invasiva y "puede ser un método eficaz para prevenir esta neoplasia, que constituye la segunda causa de muerte en mujeres mexicanas", explicaron en un comunicado de prensa publicado por el IPN el pasado domingo. Los resultados del estudio fueron compartidos con motivo del Día Mundial Contra el Cáncer 2019, que se celebra el 4 de febrero.

La terapia fotodinámica contra el VPH

Hasta ahora, el tratamiento ha sido realizado en dos etapas y con dos esquemas diferentes de aplicación de la terapia. En la primera etapa participaron 420 mujeres de Oaxaca y Veracruz, mientras que en la segunda etapa participaron 29 mujeres de la Ciudad de México.

Estas pacientes con VPH "presentaban lesiones premalignas en el cérvix o tenían ambas afecciones", detalló Ramón, quien tiene 20 años estudiando el efecto de la terapia fotodinámica en distintas neoplasias (melanoma, cáncer de mama y cervicouterino).

Este método, ahondó, no sólo erradica el VPH, sino también las lesiones premalignas de cáncer de cérvix en una etapa muy inicial, como se comprobó en el estudio piloto.

Wikimedia Commons

La terapia consiste en aplicar un fármaco llamado ácido delta aminolevulínico en el cuello del útero de las pacientes. Después de cuatro horas, este se transforma en protoporfirina IX, una "sustancia química fluorescente que se acumula en las células dañadas". Esto permite eliminar únicamente las estructuras impregnadas con dicho químico a través de un rayo láser especial.

Con las mujeres de Oaxaca y Veracruz, indicó, el tratamiento fue aplicado en tres ocasiones con un intervalo de 48 horas, con un tiempo de radiación acorde a cada caso y el tipo de lesión.

"Las personas que sólo tenían el virus sin lesiones, se eliminó el VPH en el 85 por ciento; en las pacientes que tenían VPH con lesiones tuvo una eficacia del 85 por ciento, y de quienes tenían lesiones sin VPH se tuvo éxito en 42 por ciento".

En cuanto a las capitalinas, se aplicó el doble de la concentración de ácido delta aminolevulínico y el tratamiento se hizo dos veces con un intervalo de 48 horas.

Se logró eliminar el VPH en el 100 por ciento de las pacientes que lo portaban sin tener lesiones, 64.3 por ciento en las mujeres con VPH y lesiones, y el 57.2 por ciento en quienes presentaban lesiones sin VPH.

De acuerdo con la científica mexicana, el efecto de la terapia en las capitalinas fue "muy esperanzador, lo que abre la posibilidad de hacer más eficaz el tratamiento, al usar el esquema que se adapte a la situación de las pacientes".

Ramón asegura que, a diferencia de otros tratamientos en los que sólo se eliminan las células dañadas, la terapia fotodinámica es segura y libre de efectos secundarios. Además, el esquema aplicado a las capitalinas tuvo efecto positivo en la eliminación de cepas bacterianas patógenas.

“Un porcentaje de las mujeres tenían infecciones por Chlamydia trachomatis (de transmisión sexual) y/o Candida albicans, las cuales se eliminaron con el tratamiento en 81 y 80 por ciento, respectivamente. La flora bacteriana que contribuye a la salud del aparato genital se mantuvo prácticamente intacta”, afirmó.

El VPH es la causa más común del cáncer cervical (cuello uterino) en mujeres. Mientras que algunas personas portadoras desarrollan inmunidad con el tiempo, por lo que desaparece por sí solo en un periodo de dos años, otras corren un alto riesgo de padecer cáncer cervical u de otro tipo, como puede ser vaginal, vulvar o anal. Existen más de 200 tipos de VPH, y 1 de cada 10 personas son portadoras.