Microsoft ya tiene a Windows 10 como sistema operativo de escritorio más usado. Supera así, según NetMarketShare, a Windows 7 como plataforma predilecta en los ordenadores convencionales. Esto incluye tanto a los PC de sobremesa tradicionales como a los ordenadores portátiles.

Las cifras concretas dan un 39,2 % de uso a Windows 10, superando el 36,9 % para la versión anterior, Windows 7. Se mantienen Windows 8 y 8.1 muy atrás, con un 0,9% y un 4,5% respectivamente. Sorprende, eso sí, ver en el ranking de versiones de Windows a la inmortal XP, a la cual se le acabó el soporte hace ya varios años.

Es importante recordar que Windows 7 es una versión que fue lanzada hace ya más de nueve años, y a la que le queda un año antes de que se acabe su soporte oficial, programado para el 14 de enero de 2020. Windows 10 es finalmente lo que Windows 8 debió haber sido desde un comienzo, una versión más completa y estable que no tiene a los consumidores buscando ordenadores desactualizados por el gran salto que supuso.

Esta versión acumula ya más de 700 millones de dispositivos activados, lo que supone bastante menos que sus previsiones iniciales de alcanzar los 1.000 millones de dispositivos en 2018 –contando las ventas de un Windows Phone hoy fuera del mercado–. Esta cifra incluye, eso sí, a tabletas, teléfonos e incluso las consolas Xbox One.

Nada menos que tres años y medio después de su lanzamiento, Microsoft tiene muchos retos por delante, como centrarse en la calidad de sus actualizaciones para evitar que se repitan cataclismos como el ocurrido con la última 'October Update', que acabó siendo liberada al público general el pasado diciembre.