Vodafone ha anunciado en España que va a poner en marcha un expediente de regulación de empleo que afectará a 1200 de sus trabajadores, según ha confirmado en nota de prensa, un movimiento que achacan a la caída den el volumen de negocio. Según la operadora, responde a los cambios que ha experimentado su base de cliente, cuyas altas se centran especialmente en las alternativas Low Cost que ofrece la operadora, cuyos márgenes son más reducidos que los de la oferta tradicional, centrada en su mayoría en tarifas convergentes con la TV de pago como protagonista.

No es la primera vez que Vodafone realiza un ERE de estas dimensiones. Ya en 2015 y tras su fusión con ONO, la operadora ponía en marcha un expediente por el que aligeró su plantilla, enfocado en la eliminación de duplicidades a las se enfrentaba al integrar dentro de sus operaciones otra operadora con una propuesta similar a la suya.

Lo cierto es que la llegada de este ERE era esperado por el mercado, en tanto antes de finales del año pasado, la operadora ya avisó de que ellas cosas no iban tan bien como antaño, sobre todo por la mayor fuerza que han adquirido sus competidores y que está abocando al mercado a un guerra de precios, cuyos márgenes más reducido hacen complicado competir y alcanzar cifras de otros ejercidos. Eso, sumado a la presión del fútbol, también en un guerra por la subastas y los elevados precios de sus derechos, han generado un caldo de cultivo muy complicado para el mercado.

En el actual contexto de mercado, la demanda de servicios sigue creciendo de forma exponencial y no así los precios: cerca del 50% de las altas brutas están asociadas con ofertas “low y medium cost”, lo que obliga a Vodafone a tener una estructura de costes preparada para competir con éxito en todos los segmentos. Esta situación ha llevado ya a caídas de los ingresos y del EBITDA en el primer semestre del actual ejercicio. - Comunicado de prensa de Vodafone España

Ahora la operadora ha abierto una ronda de negociociaciones con los representantes de los trabajadores para negociar las condiciones finales del ERE que se alargarán el próximo mes. Vodafone espera que el ERE le sirva para reforzar su sostenibilidad, proteger la capacidad de inversión y diseñar una organización más competitiva y mejor adaptada a lo que piden los clientes.