Nvidia ha presentado la nueva gama de portátiles que incluyen las GPUs de la familia RTX. Lo más interesante de los equipos que nos ha enseñado la compañía es que la tecnología que permite montar este tipo de gráficas ha dado un salto generacional sin precedentes que permite poner en el mercado portátiles de 2cm de grosor que son capaces de correr tecnología que hasta ahora solo estaba disponible en el escritorio.

En este sentido, los beneficios de los usuarios de equipos gaming como los de Asus, MSI, Razer, Acer o Lenovo, es la de poder jugar en igualdad de condiciones con el escritorio pero esta vez en movilidad, y desde luego, aprovechando la tecnología de la RTX de Nvidia entre las que destacan, sobre todo, el trazado de rayos (Ray Tracing). De momento el catálogo de juegos compatible con esta tecnología es limitado, pero la compañía ha confirmado que próximamente se irán sumando más títulos.

No obstante, uno de los beneficios directos, tanto para el usuario como para el mercado, de que Nvidia haya sido capaz de montar tal tecnología en un espacio tan reducido, sumado por la apuesta de los diversos fabricantes de montar las RTX en sus equipos más punteros, es que la oferta es mayor, y por tanto, más posibilidades de que los desarrolladores utilicen los sistemas de Nvidia para potenciar sus juegos. Además, como ya comentamos en su día, la tecnología de la compañía, más allá del trazado de rayos, es capaz de aprovechar la inteligencia artificial para mejorar el rendimiento y la calidad de los juegos.

Según nos ha explicado Nvidia, la compañía está continuamente monitorizando con inteligencia artificial los juegos para mejorar los drivers y, por tanto, el rendimiento de los juegos utilizando la tecnología propietaria de DLSS. Básicamente, esta tecnología filtra mejor los bordes de los objetos mostrados en pantalla, obteniendo resultados superiores en calidad en comparación con el Anti-Aliasing.

Estará disponible en títulos como Battlefield V, Anthem o PlayerUnknown’s Battlegrouds, entre otros. Lo que notarán los usuarios es que el rendimiento se disparará en la mayoría de los casos, en otros, aunque no sea un aumento significativo, siempre habrá beneficios en términos de cuadros por segundo o mejorar en la calidad gráfica.

De momento serán 40 fabricantes los que montarán la tecnología RTX de Nvidia en sus portátiles, por lo que la oferta estará disponible hasta en 100 configuraciones diferentes, en función del rendimiento que busque el usuario. Además, la compañía también lleva a la movilidad la tecnología Max-Q, que recorta el rendimiento de gráficas -que sigue estando muy por encima de la generación anterior- para mantener el consumo y las temperaturas a raya. Nvidia nos ha dado algunos detallas: sus gráficas con Max-Q son capaces de mantener un 80% del rendimiento del escritorio con un consumo de 80w, frente a los 250w de energía que tienen, de media, las GPUs de alto rendimiento de escritorio.