Google dio un paso más en su misión de potenciar su infraestructura en la nube. La empresa cerró un acuerdo con Sony Pictures Imageworks para lanzar OpenCue, un gestor de renderizado de código abierto que busca facilitar el trabajo a los estudios de Hollywood y casas productoras.

OpenCue es la versión mejorada de Cue 3, una plataforma interna de Sony Pictures con la que se gestionan proyectos de animación y efectos especiales. De acuerdo con la empresa de Mountain View, la solución híbrida cuenta con 150.000 núcleos distribuidos en granjas físicas de Sony y la nube de Google, suficiente poder para agilizar el trabajo de renderizado de grandes producciones.

OpenCue es una estrategia interesante de la tecnológica para posicionar su plataforma Google Cloud Services. El gestor es capaz de dividir una petición de render en tareas individuales con el fin de agilizar el proceso y distribuir mejor los recursos.

El gestor se instala en el computador del artista y permite a renderizar desde su aplicación 3D y gestionar las tareas pendientes por medio de una interfaz de usuario. OpenCue no realiza el trabajo de renderizado, es simplemente un gestor para enviar las tareas a una granja, la nube o a una solución hibrida que las distribuya del mejor modo.

OpenCue puede descargarse desde GitHub y cuenta con documentación para comenzar a utilizarse.

La nube, como alternativa a los artistas

Los servicios de renderizado en la nube son cada vez más comunes. La ventaja de esto es que el artista no depende de su computador para realizar el render. Un ejemplo es Autodesk, quien tiene un servicio en la nube integrado en aplicaciones como Maya o 3DS Max.

El usuario envía el render desde su equipo y paga con créditos dependiendo de la complejidad del trabajo. Esto facilita la tarea ya que el computador queda libre para seguir utilizándose.

Google cuenta con una plataforma llamada Zync Render con un formato similar al de Autodesk, y que es compatible con casi todos los programas que se utilizan en la industria del entretenimiento.

Para tener una idea del tiempo que tarda en renderizarse una película podemos mirar datos de Pixar. Monsters University utilizó un supercomputador de Pixar con 24.000 núcleos. Para completar cada cuadro de la película se necesitaron 29 horas. Si tomamos en cuenta que cada segundo tiene 24 cuadros, podemos hacer cuentas.

La tecnología ha avanzado de manera significativa en cinco años. Las granjas de renderizado se alejan de los procesadores y optan mejor por una solución con múltiples GPU que realizan el trabajo de manera más eficiente con un consumo menor de energía.

NVIDIA también ha visto un área de oportunidad en este segmento y ha puesto en marcha su plan para ofrecer sus centros de datos basados en chips Tesla aplicables a inteligencia artificial, investigación y entretenimiento.