Si bien la tecnología cumple su función de automatizar o facilitar ciertas tareas que realizamos cotidianamente, aún no se logra el nivel de perfección que muchos desean. Algunos dispositivos nos vuelven dependientes de la batería, por ello es un factor importante a tener en cuenta antes de realizar una compra. Afortunadamente, hay compañías dedicando esfuerzos para olvidarse del inconveniente en un futuro.

Williot, una startup israelí de semiconductores, presentó una pegatina con un chip Bluetooth que no requiere ninguna pila para funcionar. Obtiene su energía por radiofrecuencia, de esta manera puede alimentarse aprovechando las señales de un teléfono, Wi-Fi o el Bluetooth de otros dispositivos. Otra de sus novedades es el tamaño, tan delgado como una lámina de papel. Integra un procesador ARM y un sensor de calor.

Podrías pensar que el chip será caro por su tecnología, sin embargo, Williot asegura que las dimensiones reducidas y la independencia de una batería ayudarán a producirlo a bajo costo. En el siguiente vídeo realizan una demostración del funcionamiento y sus posibles aplicaciones en productos. De momento solo es utilizado como pegatina para transmitir información.

Es posible integrarlo con otros sensores para sacarle mayor provecho. Por ejemplo, la pegatina puede incluirse en paquetes para rastrear el envío y obtener datos importantes sobre el mismo, como su peso o la temperatura que debe mantener. Son posibilidades muy parecidas a las que ofrece un código QR, pero sin la necesidad de reconocer la imagen.

Williot obtuvo recientemente una ronda de financiación de 30 millones de dólares para continuar con sus propósitos. Lo más interesante es que Amazon y Samsung son algunos de sus inversores. Su objetivo es lanzar el producto en cantidades limitadas este mismo año, pues será hasta 2020 cuando la producción será incrementada.